LA MARCA DE LA BESTIA

Un antes y un después

<<Y hacía que a todos, pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y esclavos, se les pusiese una marca en la mano derecha, o en la frente; y que ninguno pudiese comprar ni vender, sino el que tuviese la marca o el nombre de la bestia, o el número de su nombre. Aquí hay sabiduría. El que tiene entendimiento, cuente el número de la bestia, pues es número de hombre. Y su número es seiscientos sesenta y seis>> (Apocalipsis 13: 16-18)

1.El “antes” y el “después”
El actualismo es la teoría que enseña que los fenómenos geológicos del pasado fueron producidos por el influjo de las mismas fuerzas dinámicas que los actuales. En otras palabras; nada brusco, inesperado, ningún acto soberano de Dios jamás ocurrió. Según esa falsa teoría y su impía filosofía, todo ha sido así desde el principio, como lo es ahora.

El pensamiento del hombre occidental, así como su modo de vida, sin duda están basados y cubiertos de toda la reminiscencia de la atea teoría decimonónica del actualismo; es decir, como fue, es, y será, para seguir siendo.

El hombre moderno de corte occidental, es demasiado soberbio, no puede creer en una Creación directa de un ser Supremo que es Dios. El Creador no está en sus pensamientos ni en su corazón, sólo se ve a sí mismo como el principio y fin de todo lo que existe. El hombre actual es el prototipo del necio, que se cree sabio en su propia opinión.

Cuando tengo la oportunidad de conversar con alguien así, sea en el avión, o en algún parque, o en cualquier lugar, y me dice que Dios no existe, siempre le digo: <<¿Sabe?, ¡La Biblia habla de usted!>>. La mueca de asombro es instantánea, y entonces me dirijo a esa persona, diciéndole: El salmo 14, vers. 1, habla acerca de usted: <<Dice el necio en su corazón: No hay Dios>>

El apóstol Pedro profetizó sobre los negadores de toda intervención directa de la Divinidad en esta tierra. A éstos, los llamados actualistas, por Pedro fueron descritos de la siguiente manera: <<Sabiendo primero esto, que en los postreros días vendrán burladores, andando según sus propias concupiscencias, y diciendo...desde el día en que los padres durmieron, todas las cosas permanecen así como desde el principio de la creación>> (2 Pedro 3: 3, 4)

Para los profesantes de la falsamente llamada ciencia (1 Ti. 6: 20), cualquier intervención sobrenatural o directa de Dios; cualquier milagro, etc. les parece casi del orden de la superstición; inverosímil, absurdo, y hasta pueril. Se cumple al pie de la letra lo descrito por el apóstol Pablo, cuando dijo: <<Profesando ser sabios, se hicieron necios>> (Romanos 1: 22). Es su propia y escuálida sabiduría la que no les permite percatarse de la sabiduría excelsa de Dios. El matojo no les permite ver el bosque.

Esta es la razón por la cual el Diluvio Universal es actualmente negado y ridiculizado; y sin embargo, existió un clarísimo antes y existe un radical después del Diluvio (ver Gn. 8).

Estampa muy emotiva del Diluvio

Esta es la razón por la cual, espiritualmente hablando, existe un antes y un después de Jesucristo, aunque una gran mayoría no se beneficie de ello, a causa de su actualismo incrédulo.

Esta es la razón por la cual, incluso muchos de los que se dicen creyentes, no creen que el Arrebatamiento de la Iglesia pueda producirse (1 Ts. 4: 13-18), al verlo imposible ante sus famélicos ojos de la fe; y sin embargo va a haber un antes y un después del Rapto en este mundo.

Por ello, se les hace muy cuesta arriba creer que está por surgir una Bestia Anticristo (Ap. 13: 1) que dominará el mundo por un espacio limitado de tiempo; y un Falso Profeta (Ap. 13: 11) que obligará a todos, a pequeños y grandes, a ricos y a pobres, a libres y a esclavos, a que se les ponga una marca en la mano derecha, o en la frente…y sin embargo, todo ello está a las puertas.

Para el hombre occidental acomodado, las sorpresas no son bienvenidas, y siempre la mera insinuación acerca de ellas, es alejada de sus pensamientos, ya que atentan contra su sentido egocéntrico de la paz y de la seguridad personales.

Hace poco hablaba con una persona muy cercana a mí, pero que no es cristiana (aunque diga que lo es), y sí muy apegada a las cosas agradables y placenteras de esta vida. Le comentaba acerca de lo que viene sobre este mundo que le ha dado la espalda a Dios. Su propio apego a la comodidad y a la presunta seguridad que concede, le hacía negar lo que oía, y con una expresión algo burlona, me respondía diciendo que “al final todo irá bien”, que, “en el fondo el hombre no es malo”, y que, “siempre se sale adelante”. Es el necio optimismo humanista.

Lamentablemente, y como ya vengo diciendo, esa postura no sólo se corresponde con los no creyentes. Una inmensa mayoría de creyentes, influenciados por las doctrinas dominionistas de los actuales falsos apóstoles y profetas, aquellas que aseguran que a la postre la Iglesia conquistará las naciones “para Cristo”, y paulatinamente irá estableciendo el Reino visible, por lo tanto, implícitamente negando la profecía de la Escritura, piensan y dicen que las cosas irán a mejor en este mundo decrépito, trasnochado, pasado de rosca, y peor aún, condenado.

Y no obstante, lo que en la actualidad este mundo espera, aun y sin ser consciente de ello, estando determinado para todos los habitantes rebeldes a Cristo, es la MARCA DE LA BESTIA (Ap. 13: 16-18). Porque recordemos, siempre hay un antes, y siempre hay un después.

2. El procedimiento
Para llegar a ese punto en la historia, al cual, ciertamente se llegará, porque está escrito, es indispensable que el que detiene el “misterio de iniquidad” el cual está ya en acción, sea momentáneamente sacado de la tierra. Sin lugar a dudas, la Palabra se está refiriendo al Espíritu Santo manifestado en poder (tal y como vino en Hchs. 2), y consecuentemente, al Remanente santo que está lleno de ese Espíritu Santo, y que fluye a través de él (2 Ts. 2: 6, 7)

Dijimos “momentáneamente”, porque para el tiempo de la “Angustia para Jacob” (Jer. 30: 7), ese mismo Espíritu Santo en su expresión poderosa volverá para ayudar a Israel a que sea salvo (Ro. 11: 25).

Podemos decir de ese modo, que la Iglesia del Dios vivo (y conoce el Señor a los que son suyos), hasta que sea sacada, es la que, momentáneamente, está frenando con su misma presencia, oración, y expulsión de demonios, el advenimiento del Inicuo, el primer portador por antonomasia de la “marca de la Bestia”, porque él es la Bestia, el Anticristo o Antimesías. Este será por poco tiempo el rey visible de este mundo, que tendrá de parte del dragón (el diablo), su poder, su trono y gran autoridad (Ap. 13: 2b)

Podemos decir sin ambages que los gobiernos de este mundo, por espacio de cuarenta y dos meses, que son tres años y medio (Ap. 13: 5), se convertirán en uno solo; es decir, en una enorme y espantosa dictadura, una tiranía que haría palidecer al mismo Hitler o Mussolini.

Desde aquí, de nuevo queremos hacer un llamamiento a todos los preciosos hermanos que se mueven en los círculos neopentecostales y carismáticos, que revisen bien sus creencias y postulados en cuanto a la escatología (*), para que dejen de ser engañados por algunos de los falsos maestros a los que escuchan.

(*) La escatología es la “doctrina de las cosas últimas”. Viene del griegoescatos” (último), y “logos” (tratado). La escatología bíblica enseña lo que viene delante de nosotros, en cuanto a los acontecimientos del futuro a la luz de la revelación bíblica, y por tanto, profética.

La moneda única (breve apunte)
Una prueba de los tiempos de cambio en los que estamos viviendo, es en el aspecto monetario. Desde los tiempos del Imperio Romano, jamás las naciones europeas (ni ninguna) habían adoptado una misma moneda. Ahora, casi toda Europa tiene una sola moneda, el Euro. Eso hubiera sido inconcebible para la mayoría hace sólo unos pocos años. Muchos se han alegrado por ese “prodigio” de la “unidad”, pero no se dan cuenta de que esa es una estrategia de control de parte de los que realmente gobiernan el mundo, los autores y auspiciadores del Nuevo Orden Mundial.
El otro poder
Pero para que la Bestia Anticristo pueda estar en el trono del mundo, deberá contar con otro poder para llevar a cabo su gobierno de maldad y muerte. El diablo siempre lo ha usado para atar a las gentes, y ahora no va a ser diferente.

Ese poder es el religioso, y es el poder de la segunda Bestia, alias, el Falso Profeta (Ap. 13: 11; 19: 20). Es el que prepara a las gentes y las dispone, para que caigan de rodillas ante el poder del hijo del dragón, el Anticristo (Ap. 13: 12), el alto, príncipe de Europa.

Para hacer su obra de falsa bondad y de engaño, utiliza a una mujer.

Así como la verdadera Iglesia es semejante a una virgen, pura y sin mancha, la falsa iglesia es semejante a una mujer también, pero es ramera. De hecho se la llama la Gran Ramera (Ap. 17: 1). Aunque pretende predicar a Cristo e ir en su nombre, jamás ha sido de Cristo, por eso es fornicaria, y no adúltera (Ap. 17: 2), y siempre, desde que surgió, por mano del emperador romano Constantino, con los antecedentes previos debidos a Nerón y sus maquinaciones, ha intentado eliminar a los santos de Dios (Ap. 17: 6)

Al frente de esa institución del averno, está un hombre, y tiene por nombre el Falso Profeta. Tiene aspecto de cordero, pero su mensaje es el del diablo (Ap. 13: 11)

El Falso Profeta
El papado, desde que existe, siempre ha ejercido la autoridad y el poder de los emperadores y de los reyes. De hecho, los papas eran quienes coronaban a los emperadores y a los reyes cuando querían. Siempre el papado ha ejercido la autoridad del poder político-militar en presencia de los representantes de dicho poder; así que no hay aquí sorpresa ninguna. Esta segunda Bestia (Ap. 13: 11), es un profeta, pero del diablo. Así como los verdaderos profetas de Dios hablaban inspirados por el Espíritu de Dios, a través de este hombre de enorme carisma hablan los mismos demonios.

Juan Pablo II, falso profeta de la Gran Ramera por excelencia, dejándose con placer  ungir con aceite y excremento de animal, por una sacerdotisa del culto al demonio Shiva, en la India.

Con su aspecto de cordero, es decir, con una blanca, sublime apariencia de piedad, pero que en nada mostrará verdaderos frutos de piedad (Ap. 13: 11; 2 Ti. 3: 5; Mt. 7: 20) sino todo lo contrario, ejercerá la misma autoridad que el futuro dirigente euro-mundial Anticristo, incluso en su misma presencia, pero con un objetivo muy claro: Engañar a los que vivan en ese tiempo en el mundo, con el fin de que todos adoren al Anticristo. Adorar será más bien en el sentido de depender del todo de ese maléfico ser, como se debería depender de Dios.

Esto se hará así a partir del momento en que el Anticristo “resucite” después de morir por degüello (Ap. 13: 3; 14). Ese momento será aproximadamente tres años y medio después de la firma del pacto de paz que ese dirigente habrá conseguido entre Israel y las naciones enemigas que la rodean (Dn. 9: 27). Ese será el tiempo que se denomina la Gran Tribulación (Mt. 24: 21)

Escenificación de la Bestia Anticristo que surge del mar (Ap. 13: 1, 2)

 

Ese hombre, el Falso Profeta, porque de un hombre se trata y no tan sólo de un espíritu diabólico, Juan el Revelador, le llama la “otra Bestia” (Ap. 13: 11a). Así como la primera Bestia, el Anticristo, sube del mar (Ap. 13: 1), es decir, de la muchedumbre de las naciones, aclamado por casi todos; esta “otra bestia”, sube de la tierra (Ap. 13: 11).

El Falso Profeta y el número seis
La tierra representa al hombre, porque el hombre fue formado del polvo de la tierra. Dice R. A. Taylor: <<La tierra es significativa; podría sugerir un hombre (el hombre salió de la tierra, Gn. 2:7) o perteneciente al hombre. Esto se sugiere aun más en v. 18: el número de la bestia es el número del hombre, 666. Seis es el número del hombre porque fue creado el sexto día. Seis es uno menos que la perfección. Stg. 3:14-17 contrasta la sabiduría de la tierra que conduce a la envidia y a la ambición egoísta, que son terrenales, no espirituales y del diablo, con la sabiduría que viene del cielo que es pura, pacífica, amable, benigna, llena de misericordia y de buenos frutos, sin incertidumbre ni hipocresía>>.

El hombre fue formado por Dios utilizando el polvo de la tierra, y creado el 6º día para depender de Él como criatura que es. Seis es sinónimo de imperfección, siendo siete sinónimo de perfección: (6+1=7). Ese 1 que le falta sólo lo puede aportar Dios. Siendo como 6, el hombre no puede depender de sí mismo, por lo tanto, o depende de Dios, o depende del diablo. Al final tendrá que aceptar voluntariamente al Uno o al otro.

Por lo tanto, <<la otra bestia sube de la tierra>>, significa que sube del clamor de los hombres, que tienen el valor de 6, por obtener una paz, seguridad y dirección espirituales, que, al no obtenerlas de Dios por no creer en Él, ni aceptarle, las buscarán del diablo en definitiva, a través de ese Falso Profeta que se levanta, engañosamente, como intermediario entre los hombres y el hijo del diablo.

Esta otra bestia con cuernos de cordero es el Falso Profeta que sube de la tierra, manifestando ese clamor de paz y seguridad que las gentes buscan y no hallan, anunciando que ese bien supremo está en las manos de la primera Bestia, el Anticristo.

Como dice mi amigo, el Dr. Antonio Bolainez, esta Bestia llamada el <<Falso Profeta>>, será <<un experto propagandista del Anticristo, y al igual que el Espíritu Santo busca la gloria de Cristo, el falso profeta buscará la gloria del Anticristo>>.

Será ese Falso Profeta, el mensajero de la Bestia Anticristo, el que hará que a todos, a todos cuyos nombres no están en el libro de la vida del Cordero (Ap. 13: 8), se les coloque una marca en la mano derecha, o en la frente (Ap. 13: 16).

3. La Marca; asunto en lo natural y en lo espiritual
Esa marca tendrá un componente en lo natural, y en lo espiritual. En lo natural podría ser un chip en el cual estarían todos los datos del individuo, y que les será imprescindible para poder “comprar y vender” (Ap. 13: 17); es decir, realizar cualquier tipo de transacción económica. En ese tiempo, el dinero en metálico habría desaparecido, y sólo funcionaría el llamado “dinero electrónico”.

Antecedente de esto último lo tenemos hoy en día con el apogeo de las tarjetas de crédito. Un banquero de Medford, Oregón, dijo lo siguiente: <<Todas las tarjetas de crédito se van a fundir en una sola. Esta será la tarjeta VISA, y los primeros tres dígitos que activarán la tarjeta serán 666>>

Tarjetas de crédito
Curiosamente, la palabra VISA deletreada en tres lenguas de la antigüedad, aporta el valor numérico 666. Veámoslo:

VI: Es seis en latín.
S: Corresponde a seis en griego.
A: En la lengua de los caldeos corresponde también con el valor numérico seis.

Así que VISA sería 666. No cabe duda de que esto ya fue planeado de antemano.

Larry Gosshorn, uno de los líderes mundiales en materia de computadoras, reveló que cualquiera que tenga y utilice alguna de las tarjetas de crédito tipo 24 horas, instantáneamente está controlado por la supercomputadora apodada la Bestia, la cual está ubicada en Bruselas.

Pero la tarjeta, en cierto modo, es un paso intermedio hacia la marca, porque por todos es sabido que aquélla tiene varios problemas irresolubles: Se extravía, se puede robar, se puede duplicar, doblar, romper, falsificar. La “solución” sería la implantación de un minúsculo “chip” con toda la información del individuo. A no ser que a éste se le corte la cabeza o la mano derecha, ese sistema es ideal.

Como claro precursor, tenemos ya para España el nuevo D.N.I. (Documento Nacional de Identidad) electrónico, que estará para todos los españoles disponible para el 2008.

El titular de Interior español manifestó que este nuevo soporte <<revitalizará el "comercio electrónico" al constituir un elemento de seguridad en las transacciones telemáticas>> (1)

La empresaria burgalesa Ana Isabel Vicente, posa con su nuevo DNI, durante el acto de emisión del primer documento nacional de identidad electrónico de España. EFE/FEDERICO VELEZ

No obstante, existe una tecnología todavía más avanzada: <<Bruselas/Leuven. Científicos belgas desarrollaron un microchip que puede ser implantado en un diente, que reemplazaría el documento de identidad y eventualmente podría facilitar la identificación de víctimas de catástrofes.

"Olvídense del documento de identidad, en el futuro existirá el diente de identidad" dijo el diario belga Het Laatste Nieuws sobre la creación de los odontólogos belgas Patrick Thevissen y Guy Poelmans, según reseña DPA.

Como trabajo final de su formación en medicina dental forense en la Universidad de Loewen, estos dos investigadores desarrollaron un diente de identidad: el microchip, de un tamaño de uno por seis milímetros, que posee una antena y un gel protector, y puede ser implantado en un diente>> (2)

¿Y si ya todo, todo está listo?
Lo más curioso del caso es lo que les voy a relatar seguidamente: Dwight Kinman, conferenciante, y experto en el asunto del Nuevo Orden Mundial, relató en una de sus conferencias en Brasil, que una vez estuvo predicando sobre la Marca y el 666 en la Capilla del Calvario, en Tacoma, EEUU, y un miembro de esa congregación se le acercó después de la conferencia y le dijo: <<Yo recibí un cheque del gobierno de los EEUU, y detrás del cheque estaba escrito: “No descontar (pagar) este cheque, a menos que se encuentre una marca en la mano derecha o en la frente del beneficiario del mismo”. Me acerqué a mi banco, y pregunté sobre esta cuestión, y allí me respondieron: “le enviamos esto a usted por error, no era para que esto saliera aún”.

Dice Kinman que ese hombre hizo fotocopias del cheque, y que le pasó una de ellas que tiene en su poder.

Un similar caso ocurrió con otra persona, y este es el testimonio: <<Conservo un cheque por valor de 636 dólares que una muchacha me trajo. Este cheque viene de uno de los mayores bancos de Norteamérica, el Melon Bank de Pittsburg, Pennsylvania; ¡Nos quedamos pasmados!, pues en la parte de debajo de aquel cheque estaban escritas las siguientes palabras: “La caja no descontará (pagará) sin el símbolo 666 apareciendo próximo al valor del dólar”. Telefoneamos al Melon Bank en Pittsburg, y se nos dijo que aquel sistema estaba para ser inaugurado muy en breve en el ámbito nacional>>.

Por esas narraciones, podemos conjeturar que quizás no sea necesario que el dinero llegue a priori a ser solamente electrónico, habiendo desaparecido el metálico. Quizás se está mucho más cerca de lo que muchos piensan.

Una cosa podemos entender con claridad. Cuando el Remanente santo sea sacado de aquí, al poco, nadie podrá ni cobrar, ni comprar, ni vender si no tiene el distintivo de la Bestia: La marca o el nombre de la Bestia, o el número de su nombre (Ap. 13: 17)

Recuerden; existe un “antes”, y existe un “después”.

Condenación eterna
Pero eso no será lo peor. El que permita que se le coloque esa marca en su cuerpo, beberá el vino de la ira de Dios, y será atormentado con fuego y azufre delante de los santos ángeles y del Cordero. El humo de su tormento es para siempre, y jamás tendrán reposo, ni de día ni de noche; nadie que haya recibido esa marca (Ap. 14: 9-11). Ese es el componente espiritual. Esto es así porque el que permita que le coloquen la marca, estará automáticamente comprado por el diablo para siempre.

En el griego original, la palabra marca, es “charigma”, y viene del verbo “marcar” (como se marca una res). De ahí que etimológicamente otra palabra griega “charax”, similar a la anterior, significa afilar; sacar  punta. Esto nos habla de una incisión.

Así que, el sentido de poner o colocar una marca en la mano derecha, o en la frente (Ap. 13: 16), es el de: “MARCAR EN RECONOCIMIENTO DE PROPIEDAD”. Por lo tanto, todos aquellos que se dejen impresionar esa marca, implícita y explícitamente pasarán a ser por siempre propiedad del diablo. Serán su propiedad por voluntad propia.

La marca y el 666
(Ver Ap. 13: 16-18) Analicemos el número 666. La cifra 666 implica una centena, seis decenas, y seis unidades. Numéricamente, en griego sería:

El primer 6: Chi (la centena)
El segundo 6: Xi (las seis decenas)
El tercer 6: Sigma (las seis unidades, ya que sigma es la letra dieciocho del alfabeto griego; es decir: 6+6+6= 18.

Así pues, puesto que las letras tienen en griego un valor numérico, tenemos que el 666, en términos de vocablo es: CHIXISIGMA, etimológicamente muy parecida a CHARIGMA (marca).

4. El famoso “chip”
A días de hoy, ya no es tan nuevo el asunto de la implantación del famoso “chip” en el cuerpo del ser humano. Desde hace unos años esa técnica ha ido mejorando, y en estos momentos, un “chip” del tamaño de un grano de arroz, puede ser implantado en un ser humano, y de hecho, muchos ya se han implantado en muchos.

Pero, a priori, a nadie le gusta que le “implanten” nada, es natural…a menos que haya una razón poderosa. La siguiente es una noticia que apareció en un rotativo español hace un tiempo:

Un científico propone implantar 'chips' en los humanos para facilitar su identificación.

<<NUEVA YORK.- El 11 de septiembre (2001)  ha dado una idea genial a un científico de Nueva Jersey que ha decidido implantarse un diminuto chip en su cadera con información vital sobre su cuerpo, sus enfermedades y datos sobre su nombre, altura, dirección y números de teléfonos de contacto>>

El científico, que no quiso revelar su nombre, se quedó impactado al llegar a saber que muchos de los bomberos, policías y miembros de los equipos de rescate que acudieron inmediatamente a las Torres Gemelas después del ataque terrorista del 11-S se colocaban antes de entrar en los edificios siniestrados sus números de la Seguridad Social en sus brazos.

Esos números, similares a los del carnet de identidad, sirvieron para identificarlos rápidamente y para que el departamento de Bomberos de Nueva York recuperara más de la mitad de los cuerpos de los 343 bomberos fallecidos en el ataque terrorista.

Sigue diciendo el artículo: <<La empresa Applied Digital Solutions de Palm Beach, en Florida, ha patentado este chip que es similar al que ya llevan en su cuerpo cientos de perros, gatos y otros animales de compañía para localizarlos en caso de que desaparezcan. Esta compañía ha presentado ya la necesaria documentación e informes médicos… para que sea implantado en las personas interesadas>> (3)

Por motivos importantes como el citado, así como por otros más de otra índole (y existe mucha documentación al respecto hoy en día), se está mediatizando a la población mundial para que llegue a aceptar, y aún a pedir que se le implante esa marca que les “resolverá muchos problemas y quebraderos de cabeza”. De ahí a la Marca de la Bestia, sólo va un paso.

Llegará un día en que una mayoría de las gentes de este planeta desearán que se les coloque la Marca de la Bestia.

Habrán sido terriblemente engañados, por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos. Por esto Dios les envía un poder engañoso, para que crean la mentira, a fin de que sean condenados todos los que no creyeron a la verdad, sino que se complacieron en la injusticia (2 Ts. 2: 10-12)

Aviso para los que se quedarán
Si usted, aun y diciéndose cristiano, se queda en tierra cuando el Señor Jesús venga a por nosotros, no desespere. No se deje engañar más por los falsos maestros dominionistas que quedarán y argumentarán que los que se fueron son la cizaña. Huya de ellos; ¡abandónelos! (2 Ti. 3: 5), porque van detrás de su alma.

Vuélvase a Cristo de todo su corazón, mente y fuerzas, y jamás se deje colocar la Marca, aunque con ello le pueda costar la vida física.

Posiblemente, a usted le apresarán y le matarán (Ap. 13: 7), pero usted salvará su alma. Muriendo en Cristo, tenga la seguridad de que subirá directamente a Su encuentro en los Cielos, para reinar con Él (por favor, lea Ap. 20: 4).

Recuerde: <<Porque mejor es un día en Tus atrios que mil fuera de ellos. Escogería antes estar a la puerta de la casa de mi Dios, que habitar en las moradas de maldad>> (Salmo 84: 10)

Bendiciones.

Miguel Rosell Carrillo, Pastor de Centro Rey, Madrid, España
Julio 2006
www.centrorey.org

Citas:
1. Nuevo D.N.I electrónico; Agencia EFE, Federico Vélez.
2. Periódico el Universal de Caracas, viernes 3 de marzo del 2006.
3. Artículo de Felipe Cuna; rotativo El Mundo, 19/12/2001

Agradecimientos: A la Hna. Silvina Moya, por su investigación y aportación temática.

FIN