EL AMOR DE LA MAYORÍA SE ENFRIARÁ

Pero los que son de Dios se fortalecerán

“Porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: Yo soy el Cristo; y a muchos engañarán. Y oiréis de guerras y rumores de guerras; mirad que no os turbéis, porque es necesario que todo esto acontezca; pero aún no es el fin. 7 Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino; y habrá pestes, y hambres, y terremotos en diferentes lugares. 8 Y todo esto será principio de dolores. 9 Entonces os entregarán a tribulación, y os matarán, y seréis aborrecidos de todas las gentes por causa de mi nombre. 10 Muchos tropezarán entonces, y se entregarán unos a otros, y unos a otros se aborrecerán.  11 Y muchos falsos profetas se levantarán, y engañarán a muchos; 12 y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará” (Mateo 24: 5-12)

Desde hace unas pocas décadas, este es el panorama de los últimos tiempos, en los que ya estamos. Veamos:

“Porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: Yo soy el Cristo; y a muchos engañarán”:

Engaño de muchos que se muestran y se mostrarán a los demás como los ungidos, como los guías espirituales (a causa de la ignorancia espiritual de muchos), y llevarán a muchos al error. Nótese que todos ellos, tanto los que engañan como los engañados son creyentes profesantes.

“Y oiréis de guerras y rumores de guerras; mirad que no os turbéis, porque es necesario que todo esto acontezca; pero aún no es el fin”:

Guerras y rumores de guerras por todas partes…. Por cierto, ¿Por qué sabemos de tantas guerras en todas partes? Pues a causa de los noticieros modernos, a causa de las telecomunicaciones; cosa que cien años atrás ni se podía vislumbrar. Hoy en día sabemos al minuto siguiente lo que ha ocurrido en Australia.

El Señor Jesucristo dijo que el engaño y las guerras iban a ocurrir, diciendo que “es necesario que todo esto acontezca”. Esto desmonta toda esta creencia post milenarista de que “las cosas van a ir a mejor”.

Para Dios es necesario que todo esto tenga que pasar, porque es consecuencia directa de la maldad del hombre y del desprecio de la salvación por Cristo.

“…pero aún no es el fin. 7 Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino; y habrá pestes, y hambres, y terremotos en diferentes lugares”:

Todavía no será el fin como tal, porque antes deberán levantarse en guerra nación contra nación…y desde el principio del siglo pasado, jamás ha habido guerras tan devastadoras en ese sentido. Véase las dos guerras mundiales, Corea, Vietnam, y la infinidad de conflictos armados en África, América del Sur y central, Asia, Rusia, etc.

Enfermedades (pestes), son nuevas cada vez, y cada vez más.

Las hambrunas son la tónica general en estos tiempos, así como toda la incertidumbre en lo económico, etc.

¿Y qué de los terremotos? Son casi noticia diaria. Y como dijo el Señor, son localizados en muy diferentes lugares en el globo.

Escribe Scofield:

“El carácter de la época: guerras, conflictos internacionales, hambres, pestilencias, persecuciones y falsos cristos (ungidos); esta no es la descripción de un mundo convertido a Cristo”

8 Y todo esto será principio de dolores”:

No es el fin todavía, sólo es el principio de dolores. Esos dolores en griego se corresponden con los dolores de parte de la mujer.

Siendo “principio” de dolores, significa que estas cosas mencionadas hasta aquí serán sólo el principio de esos dolores, pero que será peor al final de los mismos. Como dice McArthur:

“Al llamar a estas cosas “el principio” de los dolores de parto, Jesús nos indica que las cosas serán mucho peores al final de los tiempos, siendo estas tribulaciones señal inequívoca de la pronta llegada del Mesías para juzgar a la humanidad pecadora y establecer Su Reino Milenario”

Nótese que en comparación con todo el tiempo del embarazo de una mujer, los dolores de parto antes de dar a luz constituyen muy poco tiempo.

Si estamos ya en los principios de los dolores desde hace algo menos de un siglo aproximadamente, podemos entrever que estamos ya a una hora realmente avanzada.

Por otra parte, esta también es señal de alegría, así como la mujer encinta aun y con dolores de parto, está gozosa sabiendo que falta poco para que su hijo nazca. En este sentido, en cuanto a la Iglesia, debemos estar gozosos y expectantes, porque un nuevo orden y verdadero de Dios, está por ocurrir en este globo, ¡¡y antes de eso, nos hemos de encontrar con el Señor en las nubes!!

En cuanto a este mismo símil que nos da a conocer Jesús, el del parto de una mujer y de sus dolores previos, podemos ver un paralelo en aquella mujer del Apocalipsis:

“Apareció en el cielo una gran señal: una mujer vestida del sol, con la luna debajo de sus pies, y sobre su cabeza una corona de doce estrellas.2 Y estando encinta, clamaba con dolores de parto, en la angustia del alumbramiento…Y ella dio a luz un hijo varón, que regirá con vara de hierro a todas las naciones; y su hijo fue arrebatado para Dios y para su trono” (Ap. 12: 1, 2, 5)

Jesús era judío…la salvación viene de los judíos…Esos dolores de parto son para dar a luz al que ya reina desde el trono de Dios. Evidentemente, es simbólico esto, pero muy explícito. Todo ese dolor en la tierra es para la implementación del Reino sobre esta tierra con el Rey de reyes a la cabeza.

Persecución hasta la muerte

9 Entonces os entregarán a tribulación, y os matarán, y seréis aborrecidos de todas las gentes por causa de mi nombre”:

La persecución de los creyentes ha sido tónica general a través de los tiempos; a veces más, a veces menos, pero al final de los días se intensificará como nunca antes.

Veamos algunos titulares de prensa
En estos días, el odio hasta la muerte de los cristianos es más que evidente:

http://www.jornada.unam.mx/2010/03/09/index.php?section=mundo&article=025n1mun

Más de 500 muertos deja ataque de musulmanes a cristianos en Nigeria
“…Especialmente preocupante es que los disturbios ocurren cada vez en lapsos más cortos”

http://labibliaweb.com/?p=5170 

Aumenta en la India persecución de los cristianos

Publicado en 17 Septiembre 2008

http://xinhuar.blogspot.com/2008/10/los-musulmanes-estn-exterminando-los.html

Los musulmanes están exterminando a los cristianos en Irak.

Los tiempos peligrosos de los postreros días han llegado, el Islam invadiendo el mundo con su evangelio violento de terror y muerte, pronto estallará esta bomba de tiempo mundialmente en la semana 70, cuando sea quitada LA PAZ EN TODA LA TIERRA, cuando se abra el segundo sello.

También habrá persecución y muerte a los que confiesen su fe por JESÚS en ese tiempo, solo serán SALVOS los mártires que sostenga su fe en JESUCRISTO en la GRAN TRIBULACIÓN (Apocalipsis 6:9-11, 7:9-17).

“Después de esto miré, y he aquí una gran multitud, la cual nadie podía contar, de todas naciones y tribus y pueblos y lenguas, que estaban delante del trono y en la presencia del Cordero, vestidos de ropas blancas, y con palmas en las manos;
    10 y clamaban a gran voz, diciendo: La salvación pertenece a nuestro Dios que está sentado en el trono, y al Cordero.
    11 Y todos los ángeles estaban en pie alrededor del trono, y de los ancianos y de los cuatro seres vivientes; y se postraron sobre sus rostros delante del trono, y adoraron a Dios,
    12 diciendo: Amén. La bendición y la gloria y la sabiduría y la acción de gracias y la honra y el poder y la fortaleza, sean a nuestro Dios por los siglos de los siglos. Amén.
    13 Entonces uno de los ancianos habló, diciéndome: Estos que están vestidos de ropas blancas, ¿quiénes son, y de dónde han venido?
    14 Yo le dije: Señor, tú lo sabes. Y él me dijo: Estos son los que han salido de la gran tribulación, y han lavado sus ropas, y las han emblanquecido en la sangre del Cordero.

    15 Por esto están delante del trono de Dios, y le sirven día y noche en su templo; y el que está sentado sobre el trono extenderá su tabernáculo sobre ellos.
    16 Ya no tendrán hambre ni sed, y el sol no caerá más sobre ellos, ni calor alguno;
    17 porque el Cordero que está en medio del trono los pastoreará, y los guiará a fuentes de aguas de vida; y Dios enjugará toda lágrima de los ojos de ellos” (Ap. 7: 9-17)

10 Muchos tropezarán entonces, y se entregarán unos a otros, y unos a otros se aborrecerán”:

En el griego original, ese “muchos tropezarán” es en forma literal: “llevados a tropezar”, sugiriendo que se trata de creyentes profesantes, que caerán en pecado, e incluso se volverán unos contra otros en chocantes actos de alevosía espiritual.

Aquellos que se desvían de semejante manera, dan evidencia de que nunca fueron verdaderamente salvos (McArthur).

En ese tiempo, y esto ya ha comenzado, la apostasía predicha en la Palabra, será un hecho.

Los apóstatas suelen ser los peores perseguidores.

11 Y muchos falsos profetas se levantarán, y engañarán a muchos”:

Esto hoy en día ya es muy común. Cientos y hasta miles de falsos maestros, falsos profetas, falsos apóstoles, pululan por todas partes, y están engañando a muchos.

12 y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará”:
En el griego original, la expresión que se ve traducida al español: “el amor de muchos”, es más bien “el amor de los muchos” o “el de la mayoría”.

Así que aquí vemos que el amor de la mayoría se enfría y se enfriará. Esta señal de la inapetencia y dejadez, así como apatía espirituales que existe hoy en día en lo que generalmente vemos es iglesia.

Esto es debido, como dijo el Señor, al haberse multiplicado la maldad por todas partes.

El siguiente es un email que recibí hoy mismo y que sumamente explícito en cuanto a lo que estoy enseñando. Les paso parte del mismo. Es de mi amigo el Ps. Marcos, de Argentina:

Querido hermano, Pastor Miguel Rosell:

Te agradezco por tu respuesta enviada a la familia… en Ciudad La Plata. Cada vez se hará más difícil para el pueblo de Dios mantener en el alto la bandera del Evangelio; aquí hay iglesias que han sucumbido a la presión y a las exigencias de una sociedad cada vez más relajada en cuanto a la homosexualidad y al lesbianismo. Tal es el caso de la iglesia que pastorea [un muy conocido ministro] en Buenos Aires.
Tuve que dimitir de la comisión directiva de […] ya que su actual director se cambió de iglesia y se congrega con él; me habló palabras muy duras diciendo que, si pudiera, renunciaría a ser evangélico, ya que los mismos ponen trabas a la predicación del Evangelio, no aceptando en comunión a los homosexuales. Su pensamiento es que si un homosexual o una lesbiana manifiestan creer en el Señor, pueden ser bautizados y tomar parte en las actividades de la iglesia. Quizá -me comentó- con los años entiendan que su postura sexual no es la ideal. Le repliqué qué sucedería si las tales personas nunca lo comprendieran. ¿Los disciplinaríamos luego, pasados tantos años, o los aceptaríamos así, definitivamente? Como tú sabes, la Palabra de Dios dice que no nos equivoquemos, no erremos, no nos dejemos engañar. (1º Corintios 6: 9-11). Ya en algunos países no se puede enseñar libremente dentro mismo de la congregación acerca de lo que dice Dios en Su Palabra, pues podrían denunciarte e ir preso.

Un abrazo fraternal, en Cristo.

Ps. Marcos…

Suficientemente explícito…

Lo que se traduce al español por “maldad”, es la palabra griega “anomia”, que significa negación de la Ley o Mandato de Dios. Es un ir en contra de lo que Dios ha mandado; justamente esta es la realidad de lo que llamamos civilización. Ésta, se ha levantado contra todo lo que es Dios o supone Dios.

Y como dice Henry Matthew: “Siempre que los acontecimientos parecen escapar del control de la divina providencia, la fe sufre una sacudida tan tremenda, que sólo los verdaderos seguidores de Cristo pueden aguantar la prueba”

Sólo los que realmente somos del Señor podremos estar en pie ante toda esa vorágine que se ha cernido y se cierne en este mundo impío en el que vivimos.

Así pues, a causa de la “anomia”, “se enfría y enfriará el amor de la mayoría”, pero esta mayoría se corresponde con todos aquellos que no son de Cristo realmente, aunque pudiera parecerlo en apariencia.

Al contrario, el amor de los verdaderos hijos de Dios, se fortalecerá y se acrecentará, porque la fe en un Dios vivo hará que eso sea así por parte de todos ellos.

Así pues, todas las tribulaciones, sólo conseguirán que los verdaderos hijos de Dios maduren en su fe y en su amor por Cristo, mientras que las mismas tribulaciones conseguirán que los falsos hijos de Dios, se muestren como tales, es decir: falsos.

Perseveremos pues en el amor de Cristo, y en la gracia del Altísimo, porque jamás podemos olvidar que el juicio de Dios empieza por la casa de Dios, pero como también sigue diciendo la Escritura, “y si primero comienza por nosotros, ¿cuál será el fin de aquellos que no obedecen al evangelio de Dios?” (1 Pedro 4: 17)

Dios les bendiga

© Miguel Rosell Carrillo, pastor de Centro Rey, Madrid, España.
Marzo 2010
www.centrorey.org