EL GOZO DEL SEÑOR ES NUESTRA FORTALEZA