REFLEXIONES Y DOCTRINA (II)

Escatología

Índice del Tema

REFLEXIONES Y DOCTRINA (II)

TODAVÍA NO VEMOS QUE TODAS LAS COSAS LE SON SUJETAS

(Hebreos 2: 8) “Todo lo sujetaste bajo sus pies. Porque en cuanto le sujetó todas las cosas, nada dejó que no sea sujeto a él; PERO TODAVÍA NO VEMOS QUE TODAS LAS COSAS LE SEAN SUJETAS”:

En este pasaje de la Escritura se nos dice con claridad meridiana, que todavía Cristo no reina de facto y visiblemente en esta tierra. Además, eso es obvio, sólo echando un ojo a este mundo. Será así hasta que Él regrese glorioso.

Aquí clarísimamente vemos que todavía no se ha manifestado lo que hemos de ser (1 Jn. 3: 2), y si no se ha manifestado todavía lo que hemos de ser porque todavía no le vemos tal y como Él es (1 Jn. 3: 2b), ¿cómo es que esos dominionistas, falsos apóstoles y falsos profetas de la falsa prosperidad, tienen la osadía de declarar que ya reinamos? Una vez más, todas esas enseñanzas dominionistas se caen por su propio peso.//

¿DISCIPULANDO LAS NACIONES?

(Mt. 18: 19) “Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones…”

Cristo mandó hacer discípulos a las naciones, no discipular las naciones. Eso último jamás Dios lo pudo haber dicho, porque una cosa es hacer discípulos a las naciones, y otra es "discipular las naciones". Esto último, no sólo no está en la Palabra, sino que en un gran sentido, la contradice. Huelga decir, que el Señor nunca nos comisionó a “discipular las naciones”, sino a hacer discípulos a las naciones, los cuales entregaran sus vidas a Cristo. Esta doctrina postmilenarista de “discipular las naciones”, no sólo es falsa doctrina del G12 (falso Gobierno de los 12), sino de diferentes contextos neopentecostales, muy aferrados al concepto del gobierno de los nuevos apóstoles y profetas, que pretenden que se levante una nueva jerarquía que gobierne la Iglesia (en definitiva, y aunque muchos no piensen en ello, una copia del gobierno de la iglesia de Roma), proclamando que Dios está haciendo “algo nuevo” en estos días.

EL POSTMILENARISMO

El Postmilenialismo o Postmilenarismo, es la creencia de que ahora es el reino sobre la tierra, cuando la Biblia asegura que el mundo entero está bajo el maligno, haciendo la Palabra de Dios una distinción entre ese mundo, y nosotros, los creyentes (la Iglesia) (ver 1 Jn. 5: 19).

El Post milenarismo está errado por base, ya que asume que Dios ha dado sus Escrituras, su salvación, y su Espíritu Santo a los hombres, para que lo administren... (siendo así, Dios habría abdicado de Su Soberanía).

El Postmilenarismo cree que Cristo tiene su reino terrenal ahora. Error. Cristo todavía no reina de facto de forma visible, siendo Su reino invisible el que se encuentra en los verdaderos creyentes, la Iglesia sobre la tierra. Mientras tanto el Padre (y no la Iglesia) está poniendo a los enemigos de Cristo por estrado de Sus pies (S. 110: 1).

Los postmilenaristas, basados muchos de ellos en el pensamiento arminiano, enseñan que el Evangelio no será derrotado en la tierra, como dicen que creemos los dispensacionalistas. Esto en sí mismo constituye otro error en materia soteriológica, ya que viene a expresar que Dios no puede salvar a quien quiera salvar. Pero los que somos creyentes en las doctrinas de la gracia, y somos premilenaristas/dispensacionalistas, creemos que el Evangelio no es derrotado porque haya hombres que no crean en él, ya que ningún hombre puede creer si no le es dado de Arriba el hacerlo.

El hecho de que haya hombres que no crean en el Evangelio, aunque sean una mayoría, hasta la culminación de esta dispensación, nada tiene que ver con una “derrota del Evangelio”, ya que la administración de la salvación no está en manos humanas, sino en las manos de Dios.

El Postmilenarismo cree que el reino de Dios se extenderá gradualmente y cubrirá la tierra. Es un concepto hermoso, pero falso. El reino de Dios será instaurado por Dios, y de forma instantánea, como está escrito:

“Y EN LOS DÍAS de estos reyes el Dios del cielo LEVANTARÁ UN REINO que no será jamás destruido, ni será el reino dejado a otro pueblo; desmenuzará y consumirá a todos estos reinos, pero él permanecerá para siempre, de la manera que viste que del monte fue cortada una piedra, no con mano, la cual desmenuzó el hierro, el bronce, el barro, la plata y el oro” (Daniel 2: 44, 45)

El reino de Dios vendrá cuando Cristo regrese glorioso. No hay reino sin rey.//

¿TODO ESTÁ CUMPLIDO?

(Lucas 24: 44) “Y les dijo: Estas son las palabras que os hablé, estando aún con vosotros: que era necesario que se cumpliese todo lo que está escrito de mí en la ley de Moisés, en los profetas y en los salmos”

Cristo dijo a sus discípulos en esos momentos, después de resucitar, que era necesario que se cumpliese “todo lo que está escrito de Él en la ley de Moisés, en los profetas y en los salmos”.

Ese “todo lo que está escrito”, no implica cada cosa sin exceptuar ninguna, como es fácil entender. Eso es evidente, ya que, por poner un ejemplo, la segunda venida del Mesías todavía no se había producido, (ni se ha producido).

Cuando alguien pretende defender alguna tesis de tipo post milenarista (dominionista, Reino Ahora), utilizando ese pasaje (como sé que se está haciendo), diciendo que todo está ya cumplido, y que por tanto, todo lo escrito en el libro de Apocalipsis es historia, está en un gran error.

Si bien para Dios todo está cumplido, por ser Él el Eterno, no es menos cierto que en Su misma Palabra está declarado que todavía “…el mundo está bajo el maligno” (1 Jn. 5: 19), y que sepamos, y a la vista de los acontecimientos, es una realidad cotidiana (decir lo contrario es engañarse, sin más).

Por esa misma razón aducida por el post milenarismo de que “todo está cumplido”, ¿Deberíamos esperar que Cristo regresara como prometió, si todo “está ya cumplido”? Eso deberían ellos responder...
… ¡Y sin embargo anhelamos Su venida! (y la Esposa dice: ven). Todavía Él ha de regresar. Todavía “todo y cada cosa de lo que está escrito de Cristo en la ley de Moisés, en los profetas y en los salmos” no está cumplido.//

UN HEREDERO DEBE HEREDAR

(Hebreos 1: 2) “en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo”:

El Hijo es el heredero de todo lo que existe, ya que todo es suyo. ¿Por qué “heredero”? Pues porque en términos de tiempo (términos naturales) todavía todos sus enemigos han de ser puestos por estrado de sus pies por mano del Padre (ver S. 110: 1), porque todavía el mundo entero está bajo el maligno (1 Juan 5: 19), porque el Reino visible todavía no ha sido establecido en esta tierra.

Nótese que en cuanto a la verdadera Iglesia, esta siempre ha de ir detrás de Cristo, si Cristo todavía es el “heredero”, ¿cuánto más la Iglesia?//

EL PAPEL DE LA IGLESIA DE JESUCRISTO EN ESTE MUNDO

El papel de la Iglesia de Jesucristo en este mundo, es otro al que muchos enseñan. La Iglesia está aquí y ahora para dar testimonio de Cristo al mundo, predicando el Evangelio (Mr. 16: 15; Hchs. 1 8); haciendo discípulos y bautizándolos (Mt. 28: 19); soportando la persecución si es preciso (2 Ti. 3: 12), influenciando la sociedad, siendo sal y luz (Mt. 5: 13, 14), buscando mediante la oración y el buen testimonio, el cambio de los corazones de los hombres (1 Ti. 2: 1). Debe luchar espiritualmente contra las fuerzas del enemigo, bajo la dirección del Espíritu Santo en oración (Ef. 6: 12).

La verdadera Iglesia, en comparación al resto de la humanidad, nunca será más que una minoría, menospreciada y rechazada como lo fue su Maestro (Mt. 7: 13, 14; 22: 14; Lc. 12: 32; Jn. 15: 20). No seamos ingenuos. No olvidemos que el mundo detesta el Reino de Dios y su Espíritu. Así como la Iglesia y el mundo son antagónicos, así el Reino de Dios y el mundo son antagónicos. Por eso el apóstol Juan nos exhorta a no amar el mundo:

“No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él. Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo” (1 Juan 2: 15-17)

Cristo nos encomendó la tarea de serle testigo, primeramente en Jerusalén, luego en Judea, Samaria, y lo último de la tierra, nunca nos encomendó el establecimiento visible de Su Reino sobre esta tierra. Ningún ser humano puede levantarse como representante de Jesucristo en esta tierra con el fin de aplicar una Teocracia antes de que Él vuelva. Esto ya lo ha intentado el papado a lo largo de 1.500 años, inspirado por el mismo Satanás.

“El propósito del cristianismo no es producir hombres buenos, sino crear hombres nuevos, no mejorar la sociedad como tal, sino confrontar a los hombres individualmente” (Dr. Martin Lloyd-Jones)//

CÓMO VOLVERSE UN ANTICRISTO

Cada vez que un creyente profesante se autodenomina rey en esta dispensación de la gracia, y pretende tener autoridad y poder para “decretar” esto o aquello, como si fuera un cristo en la tierra, se convierte en un “anticristo”, pues está tomando el lugar de Cristo en esa misma medida. Está reinando (sólo en su imaginación) antes de tiempo, y lo hace sin Cristo. Está “estableciendo” su propio reino en este mundo (aunque sólo en su imaginación), y el diablo está encantado con todo ello. Ha olvidado que sólo Cristo podrá establecer el Reino, cuando venga en gloria. Y aquí no vale decir que los cristianos somos ignorantes, excusándonos o justificándonos en un presunto desconocimiento. No podemos porque la ignorancia no nos exime de responsabilidad; y la ignorancia no tiene justificación porque la Palabra de Dios está en nuestras manos, para conocerla, y para obedecerla.

En mi opinión

Según veo, creo que hoy en día hay mucho que se dice cristiano, pero en realidad no lo es. Son muchas las personas que han entrado en supuestas iglesias denominadas evangélicas, tipo G12 o similares, y entran a causa de un mensaje posibilista y netamente conforme a un falso evangelio, donde se les enseña a “pactar” con Dios, y a creer que hay un campeón dentro de ellos, que son pequeños cristos, que ya reinan, y falsedades por el estilo.

Parece que el cristianismo ha crecido en los últimos años, pero a mi entender es falso en gran proporción; está inflado, no es real. Es una táctica del enemigo para engañar a muchos, y desanimar a muchos más... ¡No todos son, los que están!

Pero el fundamento de Dios está firme, teniendo este sello: Conoce el Señor a los que son suyos; y: Apártese de iniquidad todo aquel que invoca el nombre de Cristo (2 Ti. 2: 19)//

© Miguel Rosell Carrillo, pastor de Centro Rey, Madrid, España.
Enero 2013
www.centrorey.org