La FE, El PISTIS de Dios (Capítulo III)