¿ES AHORA EL REINO, O TODAVÍA TIENE QUE VENIR?