G12; ¿Una Iglesia autócrata, y el mundo a sus pies?