G12; Crónicas de California

En el barbecho de los pobres hay mucho pan..." (Proverbios 13: 23)

Después de un viaje sin incidencias destacables, aunque bien prolongado, llegué desde Madrid- España - al aeropuerto de San José, California (EUA) el miércoles, día siete de Noviembre del 2007, ya entrada la noche. Allí me esperaban Jesús Maciel, Francisco Rivera, Raúl Pérez, y Alejandro Segoviano. ¡Un amplio y cariñoso recibimiento!

Después de las pertinentes salutaciones y abrazos, fuimos todos juntos hasta la ciudad de Salinas, lugar final de destino y distante unas cien millas al sur de la populosa San Francisco. Salinas, es una población eminentemente agrícola, cerca de Monterrey y Carmel, las cuales son muy conocidas mundialmente por su belleza y oferta turística.

"Vista de San Francisco (California) desde la bahía que lleva su nombre"

"Vista de San Francisco desde el mar, quedando a la izquierda la isla de Alcatraz, famosa por su antiguo presidio"

El viernes día 9, en Salinas (CA):
Después de todo un día de merecido descanso después de tan largo viaje, el primer culto de la campaña fue el viernes, y el tema que ministré fue "Cristo viene pronto". La importancia de que el Señor sea lo primero en nuestra vida es esencial para poder entender y vivir la verdad de Dios. La importancia de amar Su venida, choca con los deseos de amar y abrazar las cosas de este mundo, anhelando y hasta codiciando la oferta del mismo. De ese modo, es imposible servir a dos señores (Mt. 6: 24). Es imposible poner la mira en las cosas de arriba (Col. 3: 1-3) y al mismo tiempo estar poniéndola en las cosas de este mundo. La Escritura es diáfana al respecto:

"No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él. Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo. Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre" (1 Juan 2: 15-17)

Es imposible amar Su venida y al mismo tiempo estar amando lo que el mundo pretende brindar.

"No os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y el orín corrompen, y donde ladrones minan y hurtan; sino haceos tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el orín corrompen, y donde ladrones no minan ni hurtan. Porque donde esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón" (Mateo 6: 19-21, 24)

"La pequeña y humilde iglesita se llenó hasta arriba ese viernes"

"Muchos hermanos salieron adelante a recibir más del Señor, y otras personas se entregaron al Señor también"

En esa reunión estuvieron presentes el ex coronel Alfredo González Brito, pastor de la iglesia de Cristo Nuevo Pacto y su esposa e hija y algunos miembros de su iglesia, sita en San Mateo, una población a más de una hora de camino de Salinas, adonde en unos días yo iba a ir también. Estos queridos hermanos ayudaron en la alabanza. Me gustó ver como se apoyaban en ese sentido los unos a los otros.

El sábado día 10, en Salinas (CA):
El sábado, tuvo lugar la parte de la campaña, donde un servidor se explayó por más de dos horas, dando muchos detalles sobre la realidad acerca del llamado gobierno de Doce (G12). Muchos se quedaron impactados, cuando vez tras vez, se daban a conocer los entresijos de la falsa visión de gobierno de doce. Esa enseñanza la tienen ustedes en los diferentes artículos en www.centrorey.org

El dejar claro la enorme diferencia que existe entre grupo y gobierno de doce, ayudó a muchos allí presentes a captar la esencia del asunto, comprendiendo que esa diferencia es de corte netamente espiritual, tomando el enemigo una gran ventaja en todos aquellos creyentes, que de forma ingenua se involucran, poniendo su fe y esperanza en dicho sistema pseudo evangélico. Grupo, no tendría en sí mayor problema, pero gobierno de doce sí, ya que implica una jerarquización de la Iglesia que la Biblia jamás contempla en modo alguno.

"La asistencia al simposio sobre la realidad del G12 fue masiva ese sábado"

"Ministrando después de la enseñanza"

El "espíritu de la visión"
Nos preguntamos, ¿por qué tantos ministros han abrazado el G12 y sus encuentros, sin previamente analizar si realmente es de Dios o no el asunto? Quizás parte de la respuesta a esa pregunta radique en el hecho de que, sin lugar a dudas, existe un poder espiritual detrás de ese falso modelo que ejerce un poderoso efecto en las personas que se abren y se brindan a él, experimentando fascinación, euforia, aturdimiento, estupor y encantamiento. Ese falso espíritu se llama "el espíritu de la visión".

Los pastores interesados en el G12, son convencidos para que viajen a Colombia o a otros lugares, donde se les impartirá el "espíritu de la visión". Absurdamente, piensan que es el bendito Espíritu Santo, pero, a pesar de que en ningún lugar de la Biblia encontramos la expresión - el "espíritu de la visión" - refiriéndose al Espíritu de Dios, los defensores de esa inconsistencia, tampoco pueden teológicamente sostener esa premisa, ya que la visión del G12 es categóricamente falsa, proveniente de una revelación igual de falsa e inexistente de parte del Altísimo, por lo tanto ese "espíritu de la visión" jamás será proveniente de Dios. La cuestión es simple; si no es de Dios, es que es del diablo.

Enfatizamos el hecho de que esa revelación es falsa, entre otros claros motivos, porque Dios ya ha dado toda la revelación, y se llama la Biblia, y todo añadido al Evangelio es por tanto, anatema (Gl. 1: 8, 9)

Afán de lo sobrenatural y sensacional
Otra de las razones por las cuales muchos se enfrascan en los "Encuentros", así como en la "visión" de Cash Luna o de César Castellanos, es debido al afán que tienen de ver y experimentar cosas extraordinarias y sobrenaturales. No les satisface ya la sola Palabra de Dios, y necesitan otros estímulos adicionales. Además, debido a su necia credulidad, no se paran a pensar que no todo lo sobrenatural es de Dios, y que en estos tiempos últimos, al diablo se le ha dado permiso para hacer cosas que muchos ni soñarían (ver Mt. 24: 24; Mr. 13: 22; 2 Ts. 2: 9).

Al hilo de esto, Castellanos se nos presenta como un maestro narrador de experiencias sobrenaturales. El es un innovador en la exposición por escrito de supuestas experiencias personales espirituales – reales o no – que encandilan al más pintado, cuando uno se presta a ello. En su libro "Sueña y ganarás el Mundo", que dicho sea de paso, con ese simple título dan ganas de no abrirlo jamás, el visionario autor escribe lo siguiente:

"...abrí los ojos y sólo capté una profunda oscuridad a mi alrededor; imaginé que se trataba de una falla en el fluido eléctrico, pero al mirar hacia abajo, noté que no había piso y que estaba suspendido en el aire, asido de la nada; debajo de mis pies sólo observé un profundo abismo plagado de legiones de demonios que se movían como alfileres en medio de la oscuridad, casi irremediablemente, la ley de la gravedad indicaba que iba a caer en aquel sórdido lugar, y una voz lo confirmó: "¡César, si tú caes, cualquiera de los demonios que has visto te tomará y te llevará a un lugar más profundo en el que quedarás hasta que seas juzgado!" (énfasis nuestro) (1)

Nos detenemos por un momento aquí, para analizar esta experiencia que nos narra Castellanos que dice que él tuvo – dicho sea de paso, el autor en cuestión en ese mismo libro, y en prácticamente todos los demás que ha escrito hasta ahora, constantemente relata decenas de experiencias similares, inauditas para cualquier cristiano "de a pie"; ¡a todas luces, él es un caso especial e irrepetible!

Castellanos asegura que era creyente por algunos años cuando le ocurrió esa experiencia de arriba. La pregunta es obvia; si era nacido de nuevo, ¿Cómo podía esa voz – que no determina de quién provenía – amenazarle de que iba a ir al infierno, esperando a ser juzgado, como le ocurre a todo impío impenitente? Eso no puede ser. La Biblia es muy clara:

"Ahora pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús" (Romanos 8: 1)

Pero sigue escribiendo Castellanos a renglón seguido:

"Al instante clamé al Señor, diciendo: "¡Jesús, yo he creído en ti, te ruego que me ayudes!". Sentí que una fuerza superior me tomó de los brazos y me levantó rápidamente, al tiempo que otra voz como de trueno, decía: "Todavía no es hora". Caí nuevamente, y regresé al cuerpo" (énfasis nuestro) (2)

Así pues, Castellanos, después de pedir ayuda al Señor, dice que oyó una voz que dijo: "Todavía no es hora", ¿Qué significa eso? ¿Significa que no era aún el momento pero que llegará el día en que las palabras de la voz anterior se cumplirán? Si Castellanos fuera un impío de seguro que sí. Quizás y después de todo, esa experiencia suya fue real. Desde luego nos deja perplejos el hecho de que dice que "regresó a su cuerpo", notando que previamente salió de él. Eso lo hace Castellanos constantemente, y a eso se le llama "proyección astral", o "bilocación", y es obra de demonios – de hecho es lo primero que aprenden los brujos y los satanistas.

Una narración similar en cuanto a él saliendo del cuerpo, nos la da el visionario autor en su libro, "Liderazgo de Éxito a través de los 12", en la página 115.

¡Hermanos, prestemos atención a lo que la palabra de Dios nos enseña, y dejemos de ser ingenuos!:

"Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios; porque muchos falsos profetas han salido por el mundo" (1 Juan 4: 1)

La verdadera manera de probar los espíritus, es con la Biblia en la mano, en la luz que nos da el Espíritu Santo. ¡Hagámoslo!

"Esta es la playa de Carmel (CA). Un lugar paradisíaco cerca de Monterrey (CA)"

Infiltrándose con un "espíritu diferente"
Quedó claro en mi exposición en Salinas (CA) una vez más, que la llamada visión del G12 y sus católicos encuentros, son un agente muy importante de infiltración en la iglesia evangélica desde unos años a esta parte, actuando a modo de caballo de Troya.

Entre otros disparates, uno que se destacó fue la pretensión que tienen muchos de los adherentes al G12 de tener un "espíritu diferente" al del resto de los creyentes que no están en la visión, cuando la Biblia nos exhorta a guardar la unidad del Espíritu (Ef. 4: 3). Si tienen – y aun presumen tener – un "espíritu diferente", entonces ya no participan de la bíblica unidad del Espíritu, consecuentemente esto es una declaración formal de división en la Iglesia. Obviamente, jamás podrá provenir esto de Dios.

Otra de las calamidades que se destacaron, en este caso también, llana falsedad teológica, fue la expuesta por el mismo César Castellanos en su artículo "Restaurando el altar de Dios en el corazón" (3), que a continuación trascribimos:

"Jesús ha pastoreado toda la iglesia a través de los doce apóstoles. Este es el tiempo para que usted conforme sus doce, Dios no lo ha llamado a ser una piedra suelta en Su iglesia, Él desea que usted forme parte de un grupo de doce, y que a la vez, conforme su propio grupo de doce..." (énfasis nuestro)

O bien Castellanos es un completo desconocedor de la Palabra, o bien – siendo esto último lo más probable – sabe demasiado bien lo que hace, y por tanto el asunto es claramente intencionado.

Todo creyente recién convertido, que haya leído una sola vez el Nuevo Testamento, sabe que los doce discípulos de Cristo, que a priori sólo fueron once, jamás formaron ningún gobierno de Doce o G12, ya que ninguno de ellos tuvo "sus doce". Jamás hubieran osado usurpar el lugar de Jesús, que es el Señor y único que goza de la prerrogativa de tener doce bajo Su liderazgo, lo cual implica un importante principio Teocrático, sólo adjudicatario al Señor Jesucristo. Si la Iglesia estuviera estructurada en base a un gobierno humano de doce, sería necesariamente una estructura piramidal, sobre cuyo vértice superior estaría un hombre, y no el Señor Jesús. El Señor jamás quiso que esto llegara a ser, ni nada parecido:

"Entonces Jesús, llamándolos, dijo: Sabéis que los gobernantes de las naciones se enseñorean de ellas, y los que son grandes ejercen sobre ellas potestad. Mas entre vosotros no será así, sino que el que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro servidor, y el que quiera ser el primero entre vosotros será vuestro siervo" (Mateo 20: 25-27)

Ese mismo recién convertido arriba aludido, después de leer una sola vez el Nuevo Testamento, sabría que es absolutamente impropio asegurar que "Jesús ha pastoreado toda la iglesia a través de los doce apóstoles", cuando – entre otras razones - la mayoría testimonial neotestamentaria, nos habla de la importantísima labor, digamos, del apóstol Pablo, por quien tenemos mayormente la doctrina apostólica para la vida eclesial e individual. Si no fuera por el amado Pablo, no sabríamos como conducirnos como cristianos; y todos saben – supongo que también Castellanos – que el apóstol Pablo, jamás fue de los doce de Cristo.

Varios e importantes testimonios se dieron a conocer de diferentes hermanos, incluidos pastores que sufrieron en propia carne los efectos directos del G12 y sus lamentables "Encuentros". Todo ello ayudó a esclarecer muchas dudas y a abrir los ojos ante la realidad de la falsa visión de César Castellanos o de Cash Luna.

"La hermana Zenaida, que en gran y amorosa manera se encargó de la intendencia, ¡y vaya si cocina bien la hermana!

"Los hermanos fueron extremadamente agradables y hospitalarios. Aquí posando con Alfredo Méndez, que me llevó junto con su preciosa familia a visitar la bella ciudad de Monterrey (CA)"

Los hermanos de San José (CA)
En aquellos respectivos servicios en Salinas (CA), estuvieron presentes algunos hermanos llegados de San José (CA), los cuales previamente estuvieron con mi amigo el Dr. Antonio Bolainez semanas atrás. Tal y como lo expresa el Dr. Bolainez en su página web www.bolainez.com en su artículo "Los G12 y el Opus Dei". El matrimonio Ramos, Fortunato y Anna, así como la hermana Alejandra Cerón, y sus hijas Graciela Cerón, y también los hermanos Montoya, Francisco y Norma, y sus hijos Francisco, Christian y Sergio.

"Desayunando con los hermanos de San José (CA), de derecha a izquierda, los siguientes hermanos: Gabriela Cerón, Graciela Cerón, Ana Ramos, Fortunato Ramos, un servidor, y Alejandra Ramos"

Los hermanos me contaron exactamente lo mismo que en su momento narraron al Dr. Bolainez. De cómo la Hna. Graciela sufrió el amedrentamiento y amenazas de parte de una pastora del G12, y también acerca de su hermana, Gabriela, que sufrió el ataque por sorpresa de un hombre desconocido que llegó de repente de la nada, y que la increpó con amenazas de maldición, cuando ella hablaba con sus compañeras de trabajo que son cristianas, acerca de la realidad del G12, y por ese motivo.

Más adelante tuvimos la oportunidad de ministrar a la hermana Norma Montoya, la cual en su día, sufrió un ataque demoníaco en un "encuentro", del cual no se recuperó.

Paralelamente al testimonio del Rev. Plácido Garza, presbítero de la Santa Pentecostal de Texas que ya dio en su día, en el Simposio sobre la realidad del G12 en Mission (Texas) acerca de aquel "encuentro" donde trajeron un corazón de carne y los presentes fueron apuñalando una y otra vez, uno tras otro, argumentando de que "así se debe matar el pecado", esta vez la hermana Anna Ramos me comentó que en Baja California (México), en una iglesia en concreto, realizaron la misma práctica. Degollaron una oveja sobre el púlpito, le sacaron el corazón, y le fueron clavando un cuchillo en él vez tras vez, argumentando lo mismo. La hermana Ramos conoce personalmente a esas personas que hicieron éste, a todas luces, acto de brujería.

Resumiendo hasta aquí
Viernes, sábado y domingo, días 9, 10 y 11 de noviembre, fueron los primeros tres días de conferencias, en los que se resaltaron diversas verdades entre otras: la pronta venida de Jesús a por Su amada, y la imperiosa necesidad de estar preparados para ese sobrenatural evento. Consecuentemente, el vivir en santidad, poniendo nuestra mira en las cosas de arriba, y no en las de la tierra, buscando siempre, y conforme a la Palabra, el agradar a Dios. La urgencia de escapar de todo aquello que tiene apariencia de piedad, pero niega la eficacia de esta, tanto sean falsos modelos y estrategias, como de las personas que los fomentan (2 Ti. 4: 3-5). La importancia sin paliativos de estar viviendo en la gracia de Dios y no en el libertinaje, consecuencia esto último de pretender ser cristiano, al tiempo que se satisfacen los deseos de la carne (Jud. 3, 4). La incompatibilidad de ambas superpuestas vivencias, es manifiesta.

"Ese sábado enseñé a fondo sobre una verdad que no es por todos mostrada: la realidad de los falsos ministros del Señor – 2 Co. 11: 13-15"

"Tomando el pulso a la atención de los hermanos reunidos ese domingo por la mañana"

"La asistencia y respuesta aquel domingo fue excelente"

El lunes día 12, en Salinas (CA):
Para el lunes por la noche, había recibido previamente la solicitud de parte de los hermanos de la iglesia "Fuente de Vida", para impartirles una enseñanza sobre la responsabilidad ministerial en la iglesia local, y así lo hice. Estuvimos en ello unas tres horas.

El martes día 13, en Salinas (CA):
Ese martes, participé a las nueve de la mañana – hora de California - en el programa radial de nuestro hermano el Dr. Antonio Bolainez, "El Mundo Actual", en el cual tocamos acerca de la problemática de los falsos profetas y maestros que, entre otras cosas, enseñan posturas dominionistas y materialistas a la Iglesia, así como el mal que se producen en los llamados "Encuentros" del G12.

La época actual se está caracterizando también por el surgimiento y levantamiento de los llamados "ungidos" (o cristos) que dicen venir en el nombre de Cristo, y que enseñan falsa doctrina, así como su aborrecimiento maldiciente hacia los que amamos la sana doctrina, exponiéndolos ante todos. Esto no nos tiene que extrañar, porque ya fue predicho por el Señor Jesús:

"Respondiendo Jesús, les dijo: Mirad que nadie os engañe. Porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: Yo soy el cristo; y a muchos engañarán. Muchos tropezarán entonces, y se entregarán unos a otros, y unos a otros se aborrecerán. Y muchos falsos profetas se levantarán, y engañarán a muchos; y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará. Mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo" (Mateo 24: 4, 5; 10-13)

Por otra parte, el doctor Bolainez me dio una gran alegría al hacerme saber que el programa en cuestión, se iba a emitir en Atlanta (Georgia) vía Radio Aleluya, en la populosa ciudad de Houston (Texas), así como en otros lugares muy dispares, y también vía Internet.

Por la noche de ese martes, fui invitado a compartir en otra iglesia de la población de Salinas (CA), la iglesia Agua de Vida, cuyo pastor es Pascual Sánchez, también de origen mexicano él. Allí también se me pidió que compartiera sobre la controversia del G12, y así lo hice, tocando el tema de los "Encuentros".

"Enseñando en la iglesia del pastor Pascual, la cual se llenó ese martes, asistiendo algunos pastores de otras iglesias"

La obsesión por crecer numéricamente – de "ganar" almas – hace que muchos ministros se enreden en las prácticas del G12 y sus muy secretos "Encuentros", sin medir previamente las consecuencias de esa decisión. No dudamos de la buena intención de muchos de ellos, pero la buena intención no es suficiente; se puede llegar a estar ¡sinceramente equivocado! Es imprescindible analizar frente a la Biblia lo que en realidad es el G12, antes de tomar esa peligrosa decisión. Eso también lo estuve compartiendo en esa iglesia.

Secretismo antibíblico
En los Encuentros, los participantes tienen que hacer la solemne promesa de que no pueden revelar a nadie qué es lo que se hace en ellos, y qué es lo que han hecho. Deben realizar un voto de silencio que confronta severamente con lo que la Biblia nos enseña. Por ello decimos que contrasta el secretismo de los Encuentros, con las mismas palabras del Señor Jesús, cuando dijo:

"El sumo sacerdote preguntó a Jesús acerca de sus discípulos y de su doctrina. Jesús le respondió: Yo públicamente he hablado al mundo; siempre he enseñado en la sinagoga y en el templo, donde se reúnen todos los judíos, y nada he hablado en oculto" (Juan 18: 20)

El miércoles 14, y el jueves 15, en San Mateo, en la Misión Cristiana Nuevo Pacto:
El miércoles ya al caer el sol, partimos para San Mateo, una población cercana a la populosa San Francisco. Ya por la noche, entramos en la iglesia Misión Cristiana Nuevo Pacto, donde después de un tiempo de alabanza al Señor, se me cedió la palabra, y tal como el pastor Alfredo González Brito previamente me pidió encarecidamente, reanudé mi enseñanza acerca de la realidad del G12.

"Escudriñando en las Escrituras para ver si estas cosas eran así"

"Compartiendo el miércoles 14 en la iglesia Misión Cristiana Nuevo Pacto"

Entre otras muchas cosas, compartí acerca de la imposibilidad de que el G12 fuera evangélico. Según se desprende de las propias palabras de César Castellanos, la salvación según él, se recibe a lo largo de un proceso; contrariamente a la fe evangélica que enseña que al recibir a Jesucristo el individuo, automáticamente es salvo.

César Castellanos escribe así en su libro "Liderazgo de éxito a través de los doce":

"... El Señor colocó en nuestro corazón el sentir de los Encuentros, retiros espirituales de tres días en los que cada creyente reafirma su fe y obtiene un nuevo nacimiento" (4)

Vea usted la evidente contradicción que hay en dicha afirmación, que casi pasa desapercibida si uno sólo lo lee de pasada, sin prestar la suficiente atención. ¿Cómo se puede ser creyente, y por tanto, salvo, y a la vez tener la necesidad de obtener un nuevo nacimiento, y además, en el "Encuentro"?

Vemos que la intencionalidad preclara de los "Encuentros" del G12, es llevar a los ya creyentes a los mismos, haciéndoles creer que no lo son y que necesitan convertirse de veras, cuando, insistimos, ¡ya son creyentes!

Definitivamente, el G12 no es evangélico; es otra cosa.

De una manera casi imperceptible a primera vista, Castellanos da más valor a lo que serían supuestamente los beneficios espirituales que se reciben en los "Encuentros", que al propio aceptar a Jesús. Lea con atención lo que él mismo escribe en su libro "Liderazgo efectivo a través de los doce", página 250:

"El gran problema de muchas denominaciones es que se han llenado de conceptos teológicos y han buscado argumentos bíblicos para convencer a la gente de que no es necesario pasar por liberación, haciéndoles creer que basta con aceptar a Jesús; ante lo cual surgen los siguientes interrogantes: ¿de qué manera se hizo la confesión de fe? ¿Fue una conversión genuina? ¿se experimentó un verdadero arrepentimiento? (énfasis nuestro) (5)

¿Qué tendrá que ver la salvación, que en definitiva es por recibir a Jesús y que por tanto, siempre es por gracia por medio de la fe (Ef. 2: 8), con la ministración de liberación de espíritus inmundos?

¿Es que los demonios pueden de alguna manera impedir la salvación del que se acerca con fe y confianza a Cristo?

¿Es que los demonios "rebajan" la calidad de salvación del verdadero creyente?

Todo ello no son sino argumentos caóticos para validar la razón de sus católicos "Encuentros".

El concepto de salvación de Castellanos, pasa por la obligación de la liberación y de la llamada sanidad interior, y ambas cosas, dice, se obtienen en sus "Encuentros". Este es un concepto neo romanista de fe más obras para así conseguir la salvación. Es una atadura y obligación de acudir a esos Encuentros.

Para Castellanos – obviamente siguiendo los dictámenes de la cúpula del Opus Dei y similares – el sólo recibir con fe a Jesús en la vida de uno no es bastante para ser suficientemente salvo, sino que es menester todo un ritual de "ministración" que se realiza ineludiblemente en sus "Encuentros".

Jamás la ministración de liberación será requisito indispensable en modo alguno para creer que la salvación se pueda producir, y el creyente persevere en la misma.

Es todo lo contrario en todo caso, la verdadera ministración de liberación será efectiva, como consecuencia directa de la salvación de la persona, acto este de gracia divina por medio de Cristo, nuestro Salvador y Señor, y que se recibe por la fe (Ef. 2: 8). Pero a renglón seguido prosigue diciendo Castellanos:

"Muchos no han sido libres de sus ataduras porque su conversión fue superficial y no han abandonado sus hábitos pecaminosos, son personas que nunca se han quebrantado ni doblegado ante el Señor. Es en la ministración donde somos confrontados cara a cara con el pecado hasta que llega el quebrantamiento que es señal de arrepentimiento genuino" (énfasis nuestro) (6)

Es extraña y confusa la teología de Castellanos, y sus declaraciones requieren de un minucioso análisis. En primer lugar, no existe una conversión "superficial". O uno es convertido, o no lo es. No se puede estar un "poco" convertido, o un "mucho" convertido. Esto es un total absurdo. Dice la Palabra:

"De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas" (2 Corintios 5: 17)

O uno está en Cristo, o no lo está, y si lo está, entonces es una "nueva criatura" como enseña la Palabra.

Si hay personas que "nunca se han quebrantado ni doblegado ante el Señor", como expresa Castellanos, es que no son verdaderos cristianos, y por mucha ministración que se les de, jamás servirá de nada. Por otra parte, el arrepentimiento de la persona lo produce el Espíritu Santo y no la ministración, menos todavía la de los jesuitas "Encuentros".

Definitivamente el G12 no es evangélico, desde el momento en que se supedita o condiciona la salvación de la persona a la presunta ministración o no de liberación y presunta sanidad interior, y todas estas en el G12, se imparten en los jesuitas "Encuentros".

Por lo tanto reiteramos; según Castellanos, no es suficiente con haber recibido a Jesús para ser auténticamente salvo, sino que uno "va siendo salvo" conforme va asistiendo a los "Encuentros", recibiendo allí su "ministración", y el creyente de la "Visión del G12" se transforma, lo piense o no, en un asiduo esclavo dependiente de esos "Encuentros", los cuales además no son gratis ni mucho menos, constituyendo una fuente de ingresos fraudulentos para los organizadores de los mismos en muchos lugares.

Al respecto de esto último tenemos el fiel testimonio del Pastor Marcos Andrés Nehoda, de Argentina, el cual participó en uno de esos "encuentros":

"Finaliza el pacto de silencio, ahora podemos hablar, conversar. Recibimos una sorpresa: la correspondencia de nuestra familia y de nuestra congregación y amistades, preparada de antemano. Se viene el regreso al salón de la iglesia anfitriona, la que recibió el dinero de cada uno de los participantes que, descontando los costos, les deja una ganancia del 60% de lo abonado".

El jueves, proseguí con la enseñanza que me llevó esta vez a San Mateo (CA) sobre la realidad del G12 y sus muy secretos "Encuentros".

Estuve hospedado esos días en un hotel en Hayward, una población al otro lado de la Bahía de San Francisco, atravesando un largo puente de varias millas de largo - ¡todo un espectáculo!

"Esa mañana del jueves fue del todo turística. Vista impresionante de una de las típicas calles de San Francisco con su particular pendiente, y por donde pasa el famoso tranvía. Nótese el puerto al fondo, y la famosa isla de Alcatraz más allá, en plena bahía."

"Compartiendo el jueves por la noche en la iglesia del pastor, coronel Alfredo González Brito, en San Mateo"

"Explicando que sólo Jesucristo puede asumir el concepto de Gobierno de Doce, es decir, Teocracia, ya que sólo Él es el Señor, y no nosotros, cuando ni siquiera hemos sido todavía glorificados"

El viernes 16, en la iglesia La Roca en San José (CA)
El viernes, ya por la tarde, tan amablemente, el coronel y su esposa me llevaron a San José (CA), a otra iglesia donde también se me invitó a predicar esa noche. Era la iglesia pentecostal La Roca, del pastor J. P. Quintero.

"El anagrama del G12 es bien esclarecedor: una flecha que da la vuelta al globo terráqueo, formando la "G" de gobierno de Doce – una autarquía disfrazada de Teocracia"

"Predicando en la iglesia La Roca"

El mensaje que impartí, fue un mensaje de santidad, de cómo andando en el temor de Dios podemos ser libres de la sutilmente agradable trampa del pecado (He. 11: 24-26) y de sus mortales consecuencias (Ro. 6: 23a).

Despidiéndome de los buenos hermanos, el ex coronel, pastor González Brito y su esposa, así como de los demás hermanos de La Roca, esa noche volvimos a Salinas con mis anfitriones.

El sábado 17, de vuelta a Salinas (CA)
El sábado 17 tuvimos el servicio de la campaña por la tarde, como de costumbre. Expresamente, me pidieron que siguiera compartiendo sobre la realidad oculta del G12, y así lo hice. Esta vez tocó allí hablar de pleno y de plano sobre los famosos "Encuentros".

Inicié lectura de la Palabra por el libro de Levítico, capítulo 10, donde se nos habla de que Nadab y Abiú, hijos de Aarón, "tomaron cada uno su incensario, y pusieron en ellos fuego, sobre el cual pusieron incienso, y ofrecieron delante de Jehová fuego extraño, que él nunca les mandó" (V. 1). Estuve compartiendo que hoy en día de igual manera, muchos ofrecen fuego extraño, en vez de fuego santo, que implica la presencia del bendito Espíritu Santo, y confunden al pueblo de Dios con ese fuego extraño, el cual aparenta ser de Dios, pero no lo es, aunque se ofrece o se ministra con él en el nombre de Jesús.

Proseguí con toda esa enseñanza, enlazándola con la temática de los "Encuentros" y su espíritu, que pretende ser fuego santo, pero no es más que fuego extraño.

Llegados a ese punto una parte considerable de asistentes, se levantó y se fue. Se me informó que eran personas que habían venido con la intención de invitar a los jóvenes de la iglesia a un "encuentro" que se iba a realizar en alguna parte. Evidentemente, llegaron al lugar equivocado y a la hora equivocada, aunque tuvieron la gran oportunidad de quedarse y escuchar, siguiendo la premisa bíblica de "Examinarlo todo, retener lo bueno". Esto mismo hizo una pareja que vino con ellos, la cual se quedó hasta el final, y me saludaron, dándome las gracias. Intuí que les fue bien haberse quedado.

"Miguel Rosell con el hermano Raúl Pérez, en Salinas (CA) ese sábado 17"

"Compartiendo sobre la realidad de los secretísimos "Encuentros" el sábado 17, en Salinas, California (EUA)"

El Domingo 18 en Salinas (CA)
El domingo 18, ya fue el último día de la campaña, así como día de despedida de los hermanos. Enseñé acerca de la apostasía, como el ancho camino hacia la falsa iglesia mundial, última expresión de la Gran Ramera (Ap. 17: 1, 2).

"... que Satanás no saque ventaja alguna sobre nosotros, pues no ignoramos sus maquinaciones" (2 Corintios 2: 11).

La apostasía pretende que la máxima cantidad de cristianos se quede en tierra cuando el Señor regrese a por los suyos, y perderlos para siempre, y esta apostasía está predicha en la Palabra de Dios para el final de los tiempos (2 Ts. 2: 3).

Cuando hablamos de apostasía, nos parece algo como muy lejano, algo digno de todos aquellos malvados que abiertamente y de palabra niegan a Jesucristo, diciendo que jamás existió o que era un farsante, o algo por el estilo.

No obstante, la Biblia no enseña eso exactamente. Cuando bíblicamente estamos hablando de apostasía, no es necesario irnos al extremo citado.

"Ese último domingo en Salinas (CA)"

El Pastor Hiram Almirudis, en su apreciado artículo "Diecisiete señales de la gran apostasía de los últimos días", escribe lo siguiente al respecto de ese tipo de apostasía silenciosa:

"Etimológicamente, apostasía entre los antiguos griegos quería decir: "Salirse del camino, continuar caminando paralelamente al camino real pensando que se transita por él, pero arribando a un destino distinto." (7)

Muchos transitan por un camino religioso, se divierten en él, se sienten realizados, son entretenidos con repertorios carentes de sentido y contenido bíblico, asisten a iglesias donde los pastores tienen la diabólica habilidad de hacer que todos se sientan bien con sus bufonadas. Pero, no transitan por el camino real que es Cristo, sino por el paralelo que les lleva a un destino de condenación.

Por supuesto que la apostasía como tal no ocurre de un día para otro; es un proceso que requiere su tiempo. Pero poco a poco se van deslizando sin darse plena cuenta, y el engaño va tomando lugar en sus vidas, y con él, un cambio de espíritu.

La dependencia del Espíritu Santo poco a poco va siendo cada vez menor para estas queridas personas, al tiempo que van dependiendo cada vez más de otro espíritu.

Leemos en 2 Corintios 11: 4;

"Porque si viene alguno predicando a otro Jesús que el que os hemos predicado, o si recibís otro espíritu que el que habéis recibido, u otro evangelio que el que habéis aceptado, bien lo toleráis"

Es terrible lo que está ocurriendo hoy en día. Una inmensa multitud de cristianos bien intencionados, pero con la guardia baja, avanzan por la ruta del error, sin percatarse del gravísimo peligro que corren, porque siguen a hombres que les extravían.

"Ese domingo, así como todos los demás días de campaña en Salinas (CA), los queridos hermanos de San José estuvieron presentes"

El bautismo de Leo
Ha sido muy fructífero este viaje, sin lugar a dudas. Tuve el privilegio de bautizar al menor de los hermanos Rivera, el cual nos comunicó que había tomado esa decisión por propia convicción. Así pues, el domingo por la tarde, el último día de estancia en California, nos dirigimos a Moss Landing SB, en el Océano Pacífico, y en esas frías aguas, conforme decidió, el hermano Leo fue bautizado en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, conforme a Mateo 28: 19.

"El hermano Leo Rivera, justo antes de pasar por las aguas"

 

"Dándole las últimas instrucciones"

"No le importó al hermano el frío del mar en el mes de Noviembre"

"Para mí personalmente, fue la primera vez que bauticé a alguien en las aguas del Océano Pacífico, ¡Toda una experiencia!"

El lunes 19 en Salinas (CA), y para ir a San José (CA)
El lunes 19, muy de madrugada, aparecieron por la puerta del hotel donde me hospedaba el hermano Francisco Rivera y su esposa, el hermano Alfredo Méndez, y la hermana Zenaida, para irnos juntos al aeropuerto de San José (CA). Estuvieron conmigo todo el tiempo, hasta que finalmente me despedí de todos ellos para ya subir al avión.

Después de de varios cambios de avión y de interminables horas, arribé a Madrid al día siguiente por la mañana, realmente cansado por el largo viaje, pero feliz de haber cumplido con la misión del Señor.

Resaltando
Si algo pudiera especialmente destacar de la experiencia de este viaje, sin lugar a dudas ha sido la cantidad de nuevas y verdaderas amistades que he hecho. He visto la tremenda fidelidad, generosidad, cariño, amor sacrificial y aprecio de esos hermanos que jamás me habían visto antes, en una manera, yo creo, que es poco común. Gracias de veras a todos ellos.

"El hermano Alfredo Méndez y su esposa Chelo con sus hijas, Cristina y Yadira; Francisco Rivera y su esposa con sus dos hijos; un servidor; la hermana Zenaida y su esposo Raúl Pérez; el hermano Gilberto"

El mensaje que en todos estos días siempre he dejado a todos mis oyentes, ha sido el de la responsabilidad de investigar en el más puro estilo bereano, y buscar la verdad en la Palabra. Debido a los tiempos tan sumamente peligrosos que estamos atravesando, nos es menester cerciorarnos de qué realmente creemos, y de si se ajusta o no a la verdad de la Escritura, y eso es responsabilidad de todos. Como escribe Dave Hunt en su libro "Más allá de la seducción":

"La fe es una cuestión individual, y no han de ser los pastores, evangelistas o teólogos los únicos "defensores de la fe"; esta es la solemne responsabilidad de cada creyente" (8)

Reconocimientos
Deseo aquí reconocer, y dar las gracias de una manera muy especial a todos los hermanas y hermanas que tan cariñosamente me acompañaron esos días: A Alfredo Méndez, su esposa Chelo y sus hijas, Cristina y Yadira; a Leo Rivera; a Francisco Rivera y su esposa; a Zenaida y su esposo Raúl Pérez; a Jesús Maciel y su esposa Sandra; a Alejandro Segoviano y esposa; a Gilberto; al Coronel pastor Alfredo González Brito y su esposa y a todos los de su congregación, como Ramiro y su esposa Eliacer y su hijita Estrellita; a todos los hermanos de San José, Fortunato y Anna Ramos, la familia Cerón, Alejandra, Graciela; la familia Montoya, Francisco, Norma, Francisco Jr., Christian, Sergio. Al pastor Pascual Sánchez; al pastor Quintero; a David; a Israel...Si a alguno no he mencionado aquí, es debido a mi falla de memoria, pero no de mi corazón.

Dios les bendiga.

© Miguel Rosell Carrillo, pastor de Centro Rey, Madrid, España
www.centrorey.org
Noviembre 2007

Citas:
César Castellanos, en su libro "Sueña y ganarás el mundo", páginas 30, 31
Ibidem, página 31.
César Castellanos, en su artículo "Restaurando el altar de Dios en el corazón" (http://www.visiong12.com)
César Castellanos, en su libro "Liderazgo de éxito a través de los doce", página 389.
Ibidem, pág. 250.
Ibidem
Pastor Hiram Almirudis, en su artículo "Diecisiete señales de la gran apostasía de los últimos días"
Dave Hunt en su libro "Más allá de la seducción", página 46.

FIN