Compartir por WhatsApp

Recomendar por email

LA IGLESIA Y EL ANTICRISTO NO PODRÍAN COEXISTIR EN ESTE PLANETA

 

La Iglesia y el anticristo no podrín coexistir en este planeta

(Hechos 1: 8) “pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra

La iglesia fue constituida por Cristo, entre otras cosas, para ser testigo de Él. Para eso los ciento veinte discípulos (Hchs. 1: 13-15) tuvieron que esperar en el aposento alto en Jerusalén hasta que llegaran a ser “bautizados con el Espíritu Santo” y fueran “todos llenos del Espíritu Santo”, cosa que nunca antes había ocurrido, y que fue respuesta a lo que antes, en su cuerpo mortal, Cristo les había prometido:

“Pero yo os digo la verdad: Os conviene que yo me vaya; porque si no me fuera, el Consolador no vendría a vosotros; mas si me fuere, os lo enviaré” (Juan 16: 7)

Por tanto, dos cosas apreciamos con claridad aquí:

La iglesia, conforme a la promesa de Cristo de llegar a ser (Mt. 16: 18), nació ese día de la fiesta de Pentecostés, al recibir los discípulos el bautismo y la llenura del Espíritu.

Antes de eso, los discípulos debían esperar, quietos, para que una vez fueran investidos de poder de lo alto, ir a ser testigos de Cristo.

La iglesia está en este mundo para que en el Espíritu manifestado en poder que vino en el día de Pentecostés de Hechos 2, ser testigo de Cristo “hasta lo último de la tierra”.

El hecho de ser testigo “hasta lo último de la tierra”, sugiere con claridad un fin de la actividad apostólica (evangelizadora) de la iglesia, cuando el Evangelio haya llegado hasta el último lugar de este planeta, en una conclusión de espacio y tiempo (Ro. 11:25b)

Cuando el último miembro del cuerpo de Cristo sea una realidad, y consecuentemente tal cuerpo quede completo, será ese momento. Eso sólo Dios lo sabe.

Si la iglesia tuvo un comienzo (que lo tuvo), para cumplir con su misión, obviamente deberá tener un fin.

La iglesia llegó a ser, porque no sólo sus miembros eran creyentes en el Mesías, sino porque fueron bautizados y llenos del Espíritu, esto último es la característica principal que la diferencia de los justos del AT.

La Iglesia y el Anticristo no pueden coexistir en este planeta:

Entrados en intentar entender los entresijos del final de los tiempos respecto a la iglesia, y el que se levantará en este mundo antes de la venida gloriosa de Cristo, vemos algo muy interesante en 2 Ts. 2: 7-9;

“Porque ya está en acción el misterio de la iniquidad; sólo que hay quien al presente lo detiene, hasta que él a su vez sea quitado de en medio. 8 Y entonces se manifestará aquel inicuo, a quien el Señor matará con el espíritu de su boca, y destruirá con el resplandor de su venida; 9 inicuo cuyo advenimiento es por obra de Satanás, con gran poder y señales y prodigios mentirosos,

El misterio de la iniquidad, la obra de Satanás cuyo fin es el colocar a su hijo de perdición como cabeza en este mundo, como dios de este mundo, se ha ido gestando poco a poco, y tendrá su cénit con su surgimiento, no obstante, eso no puede de ninguna de las maneras ocurrir, mientras la Iglesia, como tal, esté en la tierra. Lo entendemos así por lo que dice la Escritura, y hemos leído, y analizaremos.

El Espíritu Santo, el mismo que vino para levantar la iglesia en Hechos 2, ha ido deteniendo o frenando el avance de la acción del misterio de la iniquidad (el cual opera, entre otras maneras, desde las regiones superiores, aéreas, donde se hallan las “huestes espirituales de maldad” (Ef. 6: 12). La culminación de dicho misterio, es la proclamación de la Bestia Anticristo (Ap. 13)

“…hasta que él a su vez sea quitado de en medio”: Enfáticamente vemos que el Espíritu Santo, será quitado de en medio, de manera que, en un momento dado, ese Anticristo se pueda manifestar, ya que entonces no será frenado por el poder de Dios.

Ahora bien, si la iglesia lo es, porque un día vino a ser como tal (Hechos 2), porque el Espíritu mora en cada miembro (Juan 14: 17b), pero llegará el día en que ese hecho dejará de ser, como hemos leído, es obvio entonces que la iglesia habrá terminado su cometido, lo cual nos lleva a la conclusión siguiente: así como la iglesia vino a ser, dejará de ser en este mundo. Esto nos habla del arrebatamiento pretribulacional (ver 1 Ts. 4: 13-18; 1 Co. 15: 50-52)

La iglesia transformada, ascenderá a los cielos a recibir al Señor en el aire, con el Espíritu, en Su manifestación de poder.

La iglesia empezó a ser como tal justo en la fiesta de Pentecostés:

Sólo a modo de pensamiento, y sin llegar a ninguna conclusión de suficiente peso, me gustaría aquí comentar lo siguiente. Es un hecho evidente que la iglesia nació en la fiesta de Pentecostés, siendo de ese modo, ¿Podríamos esperar que el arrebatamiento se produzca en el día de cumplimiento de otra fiesta?

Insisto, es sólo algo a considerar. La iglesia no está sujeta a las fiestas judías, pero también es cierto que las siete fiestas dadas a Israel, tienen su cumplimiento en el Mesías, en Cristo. Todas se cumplen, y se han de cumplir en Jesús.

Sólo hay tres fiestas, a la sazón, que todavía no se han cumplido en el Mesías, y se tendrán que cumplir, a saber: la fiesta de las trompetas (Yom Terúah o Rosh HaShaná), Expiación (Yom Kippur), y la de Tabernáculos.

Sabemos que Tabernáculos se cumplirá cuando el Señor regrese en gloria y resida en este mundo estableciendo su reino en él, pero no sabemos donde encajar la fiesta de las trompetas al respecto.

Lanzo la pregunta, ¿Podría ser que el arrebatamiento se realice el día de las Trompetas? Podría ser. Es interesante que Pablo nos habla de “trompetas”: “en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados” (1 Co. 15: 52)

Habla de toques de trompeta, y justamente esa fiesta en cuestión, empieza con la luna nueva del mes de Tishri (Septiembre/Octubre) con toques de trompeta, y con un toque largo final de trompeta.

Si la iglesia nació como tal en una de las siete fiestas del Señor, en Pentecostés, ¿Sería muy extraño que fuera levantada a recibir al Señor en el aire en otra fiesta, una que no ha tenido cumplimiento todavía, y que fuera el propósito mesiánico de la misma?

No llegamos a conclusiones. Entiendo que las profecías se entienden a cabalidad cuando se cumplen. Veremos pues.


SOLI DEO GLORIA

© Miguel Rosell Carrillo, Pastor de Centro Rey, Madrid, España.
www.centrorey.org
Abril 2019

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información