¡DEFENDEMOS LA POSICIÓN MONERGISTA FRENTE A LA SINERGISTA!

(Romanos 8:29,30) “…a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos. Y a los que predestinó, a éstos también llamó; y a los que llamó, a éstos también justificó; y a los que justificó, a éstos también glorificó

(Filipenses 2:13) “porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad”

¿Habrá Dios dejado claro en Su Palabra lo concerniente a los asuntos salvíficos [de aquí en adelante, soteriología]? No sólo pensamos que sí, sino que vemos que sí.

¡DEFENDEMOS LA POSICIÓN MONERGISTA FRENTE A LA SINERGISTA!

Empezamos.

1. Con la excusa de la neutralidad

“La manera más cómoda de evitar problemas, es la de no tomar partido” (anónimo)

Es cierta esa declaración, pero no por ello menos preocupante cuando se trata acerca de la verdad revelada de Dios, pues cuando hablamos de las cuestiones concernientes a la justificación y consecuente salvación y vida eterna, estamos hablando de algo revelado clarísimamente en la Palabra de Dios, la Biblia.

Hay un ministerio en Méjico, que hace poco su portavoz se definió en relación a los asuntos salvíficos, como “híbrido”. La siguiente es su declaración al respecto: “Así que nuestra posición al respecto bien podría definirse como híbrida” (1). Chuy Olivares, el pastor del citado ministerio, disertando sobre el calvinismo y el arminianismo, decía que la posición de ellos no era ni una ni otra, sino como hemos leído, su posición es híbrida.

¿Posición híbrida?... Ya me adelanto diciendo que no existe tal posición “híbrida”.

Si vamos al diccionario, los sinónimos que encontramos de “híbrido”,  son: “bastardo, cruzado, heterogéneo, mestizo, mezclado, mixto”; en otras palabras, indefinición.

Algo híbrido es algo que en realidad no tiene un sentido o propósito perfilado, sino que es mezcla de dos o más conceptos, que incluso lejos de ser complementarios, pueden ser antagónicos (contrarios), como lo son en el caso que nos ocupa…  ¿Cómo se puede nadar entre dos aguas en esta cuestión soteriológica que tenemos encima del tapete… sencillamente, no se puede.

Entiendo que justamente de eso estamos hablando cuando ese autor anónimo citado arriba, dijo en algún sitio y en algún momento que la manera más cómoda y sencilla de evitar problemas es no tomar partido, y yo añadiría, y también la manera más ecléctica y subjetiva, por no dar más y mayores calificativos.

Al hilo de esto, el mencionado ministerio en boca de su portavoz, Chuy Olivares, comentaba, cito: “Así que en el debate del Calvinismo vs. el Arminianismo, ¿quién está en lo correcto?... A fin de cuentas, creemos que los dos sistemas fallan al intentar explicar lo inexplicable. Los seres humanos somos incapaces de abarcar un concepto como éste” (2)

Debo decir que no nos interesan los debates, más que la verdad revelada. No vamos a perder nuestro tiempo y esfuerzo en debatir lo que la Palabra enseña de forma clara. No es una cuestión de “sistemas” de corte humano - como dice Olivares - sino lo que implica doctrinalmente, en este caso, el llamado calvinismo, o doctrinas de la gracia, que como dijo Charles H. Spurgeon, es el Evangelio… y no obstante, sigue diciendo Chuy Olivares, cito: “Para la mente humana éste es un tema complicado, ambos sistemas teológicos seguirán contrapuestos indefinidamente, pero es un hecho que en la mente de Dios este es un asunto absolutamente resuelto” (3)

No nos cabe duda alguna de que para el Señor todos los asuntos concernientes a la salvación, amén de todos los demás existentes, constituyen un asunto absolutamente resuelto, pero no hay que obviar, ni menospreciar, el inefable hecho de que la Palabra de Dios, a pesar de la mente humana, prejuiciosa y torpe, es muy clara al respecto de esos temas, y constituyen sin lugar a dudas, una de las mayores aportaciones a la verdad revelada, la denominada doctrina apostólica, la cual también fue refrendada por aquellos hombres de la Reforma; y aunque esto último no hubiera sido así, ni un ápice de importancia y valor hubiera perdido por el camino.

No vale aquí citar Ro. 11: 33, 34 como hace el mencionado ministerio (4), para intentar justificar una hipotética imposibilidad de entender las cuestiones concernientes a la salvación. En este caso, la mente del Señor sí la conocemos, porque Él la ha dado a conocer, y todo aquel que tiene la mente de Cristo (1 Co. 2:16) llega perfectamente a entender valores como los siguientes, revelados en la Escritura:

1)     La depravación total del hombre.
2)     La elección incondicional divina.
3)     La justificación limitada.
4)     La gracia irresistible.
5)     La perseverancia de los santos.

2. Sinergismo vs monergismo

Hermanos, ¿Es la regeneración una obra monergista de Dios, o es acaso una obra sinergista, que requiere una cooperación entre el hombre y Dios?

Por lo general gran parte de lo denominamos iglesia en la actualidad, lejos de andar en la doctrina monergista (la que enseña que Dios, y sólo Él salva, sin la participación humana), tal iglesia anda en la doctrina sinergista (la que cree que los asuntos salvíficos están compartidos en distintas proporciones entre Dios y los hombres).

La doctrina monergista, es la bíblica, y está enclavada en lo que se denomina calvinismo; por eso decimos: Soli Deo Gloria! La doctrina sinergista no es bíblica, y está enclavada en lo que se denomina arminianismo (de Arminius), que no es otra cosa que semipelagianismo (derivado de la herejías de Pelagio s.V). Por otro lado, el ser “híbrido” como vimos, no es nada; es creer nada, ya que no toma partido hacia ningún lado. Es sólo un escapismo. Una excusa.

Resuelvo este escrito diciendo que no podemos hablar de Cristianismo, si dejamos de lado las cuestiones salvíficas (soteriología), con la pobre argumentación de que no la entendemos, ya que nos ha sido revelada… no sea que en alguna manera caigamos en el error y pecado de aquellos fariseos que ante la pregunta de Jesús, cuando les preguntaba si el bautismo de Juan, era del cielo o de los hombres,  ellos por temor al pueblo le respondieron que no sabían (Mt. 21: 25-27).

Deseamos, yo el primero, que ministerios tan importantes como Casa de Oración, se definan, y quisiera Dios que fuera hacia el monergismo, para que toda la gloria sea dada a Dios.

SOLI DEO GLORIA

© Miguel Rosell Carrillo, pastor de Centro Rey Jesucristo, Madrid, España.
Noviembre 2013
www.centrorey.org

Citas:
1)     http://casadeoracionmexico.com/blog/?p=681
2)     Ibidem
3)     Ibidem
4)     Ibidem

FIN