Compartir por WhatsApp

Recomendar por email

LA MENTIRA MÁS GRANDE: LA IGLESIA DEBE SER DIOS AQUÍ EN LA TIERRA (I)

Primera parte

Índice del Tema

(Mateo 13:33) "Otra parábola les dijo: El reino de los cielos es semejante a la levadura que tomó una mujer, y escondió en tres medidas de harina, hasta que todo fue leudado."

1. La acción letal del leudo

Es claro el sentido de las palabras de Jesús al dar su parábola. El Señor estaba advirtiendo por esa parábola de la levadura, que el Reino es semejante a las tres medidas de harina, que todavía no se han amasado; es decir, es el Reino que todavía no ha sido establecido como tal en la tierra, a diferencia de cuando lo sea, cuando venga el Rey (Dn. 2:44; 7:13-14; Ap. 20) pero que pretenden que ya es.

En esas tres medidas de harina en un momento dado, una mujer, la cual no puede ser otra en este caso, que la mujer sentada sobre una bestia escarlata (Ap. 17:3), es decir la Gran Ramera, la falsa iglesia de Cristo, esconde en ellas su levadura, lo cual es falsa doctrina; doctrina de demonios:

"Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios" (1 Timoteo 4:1) "...hasta que todo fue leudado": Este fermento leuda toda la harina. Esta es la realidad actual, donde en todo lugar donde el Evangelio es vivido, también está en mayor o menor proporción el leudo de la Gran Ramera. Esta es la apostasía de la que el mismo apóstol Pablo habló a los Tesalonicenses (2 Ts. 2:3) que iba a ocurrir antes de la venida del Señor; es decir, antes de que la masa – que es el Reino – fuera hecha una realidad en la tierra. Esta también es la acción del "misterio de la iniquidad" del cual también el apóstol nos habla y advierte:

"Nadie os engañe en ninguna manera; porque no vendrá sin que antes venga la apostasía, y se manifieste el hombre de pecado, el hijo de perdición... Porque ya está en acción el misterio de la iniquidad;" (2 Tesalonicenses 2:3,7)

Lo que ha entrado en el seno eclesial, filtrándose de muchas y diversas maneras a lo largo de estos últimos decenios, principiando en el mundillo anglosajón, y derivándose más tarde al hispano, es un leudo que está leudando toda la masa. Esa es la manera jesuita más ponzoñosa que el diablo haya levantado contra la iglesia de Jesucristo en todos los tiempos. "Un poco de levadura leuda toda la masa" (Gl. 5:9)

A través de innumerables congresos y conferencias de "avivamiento" y "proféticos"; a través de innumerables falsos profetas y profetisas, así como sobre todo, a través de los "nuevos apóstoles reformadores" que surgen como hongos por todas partes, y que Cristo JAMáS les comisionó. Realizando una exégesis carente de todo sentido verdadero, sacando de su contexto innumerables pasajes bíblicos, por tanto, usando la Biblia a su albedrío, siempre alegóricamente, pisoteando el texto, por eludir el contexto, esos falsos maestros han realizado una obra constante de intoxicación del medio evangélico. Estos hombres llevarán la peor parte en el día del juicio, no en vano la Palabra lo dice: "Si alguno destruyere el templo de Dios, Dios le destruirá a él; porque el templo de Dios, el cual sois vosotros, santo es" (1 Corintios 3:17)

La mentira más grande que han logrado filtrar al seno eclesial, es que la Iglesia ha sido llamada a ser dios en la tierra.

2. Deificando al hombre

La doctrina de exaltación de la iglesia en este tiempo, en esta tierra, va precedida de otras mentiras que hay que analizar con atención, y que se han estado vertiendo en los últimos decenios de una manera sin igual.

El diablo engañó a Eva diciendo que seríamos como Dios por comer del fruto prohibido (Gn. 3:5). No obstante, esa terrible mentira va precedida de otra - más terrible si cabe - de parte de algunos falsos evangélicos, cual es que, el hombre es dios en la tierra, ya desde el principio. Estos contumaces se atreven a decir que, no sólo que ahora somos cristos, y somos dioses, ¡sino que siempre lo hemos sido!

Mencionemos nombres y sus dichos.

Fred Price, cuyo mentor fue Kenneth Hagin, del cual hablaremos más, enseña que el hombre desde el principio es el dueño de la creación. El enseña de este modo:

"Si los animales pertenecían a Dios, ¿cómo es que Dios no les dio sus nombres?
¿Por qué se lo dejó a un hombre débil que le diera los nombres de todo el reino animal, el reino vegetal? Porque les pertenecía y estaban bajo el control de Adán y no de Dios ¿Por qué? él [Adán] tenía el dominio. No Dios, Adán"
(1)

Kenneth Copeland, discípulo también de Kenneth Hagin, y mentor del llamado "apóstol de apóstoles" hispano, Rony Chaves, enseña que el hombre es igual a Dios, y que somos Cristo. Los usuarios y exponentes de la Nueva Era, dicen lo mismo, pero ellos no se identifican como cristianos, como evangélicos. Contra toda natura, en cambio, estos blasfemos como Copeland, Price, Hagin, etc. confiesan serlo, y sólo podemos ver motivos de engaño en ello. Lean a Copeland ahora:

"[el hombre] fue creado en términos de igualdad con Dios, y él podría estar en la presencia de Dios sin ninguna conciencia de inferioridad... Dios nos hizo a sí mismo tanto como sea posible... él nos hizo la misma clase de ser que él es ... El hombre vivía en el reino de Dios. él vivía en condiciones de igualdad con Dios... [El] creyente es llamado Cristo... Eso es lo que somos, somos Cristo"  (2)

Fred Price incluso coloca a Dios por debajo del hombre, diciendo que Dios debía ser invitado a esta tierra para poder entrar en ella, ya que el hombre tuvo el dominio desde el principio. Así escribe esta blasfemia este hombre que aparece como evangélico ante todos:

"Adán, como ya he dicho, le dio [la tierra] a la serpiente, al diablo. Como resultado de ello fue expulsado del jardín. él salió del Edén, del jardín. Empezó a ir aquí y allá, y   tuvo problemas desde el primer día. Ahora bien, Dios estaba fuera del asunto. Dios estaba fuera del reino de la tierra. Dios no tenía ya más nada que hacer en el reino de la tierra. No más. Nada en absoluto. No pudo hacer nada al respecto. Ni una sola cosa pudo hacer en este mundo. La única manera por la que Dios podía volver a este reino de la tierra, era por conseguir una invitación.  Tenía que tener una invitación" (3)

Estas son declaraciones textuales de ese falso evangélico en TBN (Trinity Broadcasting Network), y no crean que se han levantado suficientes voces verdaderamente proféticas para señalar a este tipo y sus blasfemias. El soniquete jesuita "no hay que juzgar", ha prevalecido, como sigue prevaleciendo.

No nos debe extrañar que Fred Price enseñe así cuando dice lo siguiente:

"Dios tiene que tener permiso para trabajar en este reino de la tierra de parte del hombre.... ¡Sí! ¡Usted está en control! Así que si el hombre tiene el control, ¿quién ya no lo tiene?: Cuando Dios dio a Adán el dominio, quiere decir que Dios ya no tuvo más el dominio. Así que Dios no puede hacer nada en esta tierra a menos que se lo permitamos. Y la forma en que se lo permitimos o le damos permiso es a través de la oración " (4)

Fred Price de un plumazo le ha quitado a Dios Su soberanía... más bien Dios le quitará a él...

Alguien debiera haber con justicia exclamado: "Quiten de la tierra a tal hombre, porque no conviene que viva"... pero nadie lo hizo, ni lo dijo... y justamente ese es el problema: nadie hace nada cuando se dicen blasfemias así de parte de supuestos hiper líderes evangélicos, porque se tiene miedo de "juzgar". De ese modo, el engaño y la mentira avanzan imparables.

3. La iglesia, dios en la tierra, enseñan

Si para esos hombres, que son muchos más, y sus correligionarios, el hombre es dios, ¡imagínese lo que no será la iglesia según ellos!

Respecto a la iglesia, enseña lo siguiente Fred Price:

"Jesús dijo: Toda autoridad en el cielo y en la tierra está en mis manos. Se me ha dado a mí", y ¿cuál crees que fue el propósito del Dios Todopoderoso para darle a él la autoridad en la tierra, si él no está aquí para usarla? Se debe a que ha dado esa autoridad a la iglesia. En esencia, él estaba diciendo, "voy a volver al cielo. Yo me encargo de la autoridad en el reino celestial, pero te dejo aquí mi cuerpo... y yo te voy a dar, por delegación, mi autoridad en el reino de la tierra. ¡Salid y conquistad!" Esa es la manera en que Dios ha diseñado el sistema, nosotros tenemos el control. Todo depende de nosotros"  (5)

Evidentemente, en ningún lugar en la Escritura encontramos que Jesús dijera lo que Price dijo que dijo acerca de que la iglesia debe gobernar este mundo. Es una mentira horrorosa; es poner palabras en la boca de Cristo que él jamás ha dicho. Es tomar el nombre de Dios en vano. Es la típica doctrina dominionista/restauracionista/reformista que tantos ya están creyendo, para su propio mal.

Si la iglesia es Cristo en la tierra, entonces la iglesia es Dios. No cabe mayor blasfemia que esa. Es la misma doctrina romana y papal, pero esta vez dirigida a lo "evangélico". Sólo puedo ver la mano jesuita detrás de todo ello.

Fred Price discípulo del finado Kenneth Hagin, co discípulo de Rony Chaves junto con Kenneth Copeland, y de la misma comandita que Cash Luna, Guillermo Maldonado, etc. etc. enseña que la Iglesia es dios en la tierra... ¿qué diferencia hay entonces con el falso magisterio de la Gran Ramera, que enseña algo parecido? Nos damos cuenta que la fuente es exactamente la misma.

C. Peter Wagner, mentor de muchos, incluyendo a Guillermo Maldonado, y puente entre el mundillo anglosajón y el hispano, dijo públicamente en un medio televisivo:

"Creo que el Gobierno de la Iglesia está ya a punto de tomar lugar finalmente, y esto es lo que la Escritura enseña en Efesios 2:20, que el fundamento de la Iglesia son los apóstoles y profetas..."  (6)

Mal usando ese texto bíblico, Wagner asegura que la Iglesia tiene dominio, y al igual que los anteriores, enseña que está en esta tierra para gobernar este mundo.

Wagner parte del concepto romanista de que cada ciudad deberá tener una sola iglesia, y que cada iglesia deberá tener un apóstol que la dirija, y ese apóstol deberá estar bajo un apóstol mayor, y así sucesivamente. Wagner asegura que existiendo una iglesia de la ciudad, deberán existir apóstoles de la ciudad.

Escribe así: "...algunos apóstoles son apóstoles de la ciudad...Si podemos aceptar la idea de que hay una iglesia de la ciudad, y si reconocemos que los apóstoles y profetas son el fundamento de la iglesia de la ciudad, se deduce lógicamente que la iglesia de la ciudad, como iglesia debe tener apóstoles"  (7)

Para Wagner y cientos más, la iglesia ya está prácticamente transformada, o está en fase de transformación aquí y ahora, y por tanto, tiene el poder para hacer todas esas proezas que la iglesia primitiva no pudo hacer, ni tampoco a través de los siglos. Para ellos, ahora es el tiempo de lo "nuevo de Dios"; ahora es el tiempo de la exaltación del Cuerpo de Cristo (la iglesia), la cual ya está preparándose para reinar de facto en este mundo, y conquistarlo para Cristo.

Por eso Bill Hamon escribió así: "La iglesia del siglo XXI será irreconocible en comparación con la iglesia del día de hoy. Los apóstoles y profetas de los últimos días que están vivos en el día de hoy tomarán la iglesia a través de la transición de la dispensación de la gracia a la dispensación del reino, de la dispensación de la iglesia mortal a la iglesia inmortal." (8)

Este concepto de gobierno, es el implícito en el llamado G-12 de César Castellanos o Cash Luna, pero es muy anterior a éstos. Arranca en nuestra contemporaneidad – entre otros -  de la figura y enseñanza del falso profeta William Marion Branham (1909-1965), quien enseñaba que los "apóstoles" gobernarán la iglesia mediante el establecimiento de iglesias independientes, sin relación con las denominaciones corruptas (según él), y (o) que algunas de esas denominaciones o concilios se unirían a ese movimiento neo apostólico, y todo bajo un mismo liderazgo.

William Branham, iniciador del llamado Movimiento de la Lluvia Tardía (Latter Rain Movement), insistía en que la iglesia debía estar unificada como un solo ente bajo una dirección central, de lo contrario Cristo no podrá ser encarnado (manifiestado) en la iglesia y dar su poder para conquistar el mundo para Cristo.

En otras palabras, la unidad o unión bajo jerarquía y mando, y a como de lugar, ha de ser imperativa para que Cristo pueda ser manifestado a través de su cuerpo en este mundo. Si nos damos cuenta, es la misma propuesta y enseñanza de la Gran Ramera. Una iglesia piramidal, opuesta a la iglesia de nuestro Señor Jesucristo, que es horizontal, libre, y gobernada por el Espíritu Santo.

Quien no pueda ver la mano del Vaticano en esto, es que está muy ciego.

Ahora bien, la carnaza o cebo aquí es claro: poder, milagros poderosos, gloria, triunfo, conquista, salvación por doquier, y todo lo que se quiera añadir; siempre al gusto del consumidor. Hay cristianos profesantes más espirituales, otros más carnales, y por tanto, insisto, la oferta es variada en función de los deseos, a los cuales les llaman "sueños".

Para los crédulos cristianos más "espirituales" que se prestan a todo esto, el cebo es el siguiente: el mundo será conquistado por un grupo de élite de vencedores que producirán señales y prodigios, diferente a todo lo visto en toda la historia de la iglesia, incluso en la iglesia primitiva por los apóstoles. Les hacen creer que esa iglesia poderosa y militante nos conducirá  al más grande avivamiento de la historia.

Una cosecha final de los tiempos de miles de millones de almas, donde la mayoría del mundo será ganado  para Cristo  y el reino será establecido y listo para ser recibido por Cristo.

Escribe el falso profeta Rick Joyner:

"Esta cosecha será tan grande que nadie va a mirar hacia atrás en la iglesia primitiva como una norma, todos van a decir que el Señor ha salvado sin duda su mejor vino para el final. La iglesia primitiva era una ofrenda las primicias, ¡en verdad esta será una cosecha! Se ha dicho que el apóstol Pablo estaba convirtiendo el mundo al revés, pero se dirá de los apóstoles prontos a ser ungidos en este tiempo, han convertido el mundo al revés, del lado derecho hacia arriba. ¡Las Naciones Unidas va a temblar ante la mención de su nombre!" (9)

¡Qué bonito suena! ¡Qué apetecible al oído espiritual!... pero ¡¡que falso!! El Señor Jesús enseñó otra cosa. La Biblia enseña otra cosa. La iglesia no ganará la mayor parte del mundo para Cristo, sino que esa mayor parte del mundo perecerá. Leamos lo que la Biblia enseña:

"Y fueron desatados los cuatro ángeles que estaban preparados para la hora, día, mes y año, a fin de matar a la tercera parte de los hombres..." (Ap. 9:15)

La tercera parte de la humanidad en estos días serían, dos mil trescientos millones de personas. Pero hay más:

"Y los otros hombres que no fueron muertos con estas plagas, ni aun así se arrepintieron de las obras de sus manos, ni dejaron de adorar a los demonios, y a las imágenes de oro, de plata, de bronce, de piedra y de madera, las cuales no pueden ver, ni oír, ni andar; y no se arrepintieron de sus homicidios, ni de sus hechicerías, ni de su fornicación, ni de sus hurtos" (Ap. 9:20-21)

En la Gran Tribulación, la tercera parte de la humanidad morirá por efecto de esos cuatro demonios que están preparados para su obra de muerte y destrucción, y el resto de los hombres que sobrevivan – incrédulos todos – no se arrepentirán de sus pecados.

Como podemos ver, la Biblia contradice esa doctrina restauracionista/dominionista desde su mismo inicio.

(Seguiremos en un próximo capítulo)

Dios les bendiga.

© Miguel Rosell Carrillo, pastor de Centro Rey, Madrid, España.
Julio 2011
www.centrorey.org

Notas y citas:

  1. Fred Price. Ever Increasing Faith program, May 3, 1992
  2. Kenneth Copeland, Zoe: The God-Kind of Life, pp 35-36, 41, 1989
  3. Fred Price; "Ever Increasing Faith" program on TBN [1 May 1992], audiotape #PR11.
  4. Fred Price; citado por H. Hanegraaff de -"Cristianismo en crisis" por H. Hanegraaff, 1993
  5. Fred Price; Ever Increasing Faith Lesea [on audio]
  6. C. Peter Wagner¸ CBN interview Jan. 3, 2000
  7. Peter Wagner; "Apóstoles de la Ciudad", Ed. Vida; p. 60
  8. Trascripción del Dr. Bill Hamon titulado "Batalla de las Novias", Nov. 1997; del artículo del Dr. Ervin de León, "El Movimiento apostólico y profético, ¿mito o realidad?"
  9. Rick Joyner, Restauración, mayo / junio de 1988, "The Harvest".

FIN

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información